Miles Gloriosus, un divertido divertimento

El clásico de Plauto le viene como anillo al dedo a Carlos Sobera

Miles Gloriosus es ese hombre engreído, fanfarrón y a la vez patético que plaga este mundo en todas sus sociedades y que nos es ridículamente familiar. Ese machito que cree firmemente que todas las mujeres le adoran y que es el más guapo de la fiesta. En esta ocasión, nuestro Miles vive en Éfeso junto a Cornelia, una bella mujer, princesa por supuesto, a la que supone locamente enamorada de él, sin caer en el pequeño detalle de que la tiene secuestrada.

El criado de Miles, Geta, harto de esa situación decide ayudar a la bella Cornelia a reencontrarse con su verdadero amor, Plenilunio, y a partir de ahí todo tipo de enredos y malos entendidos que dan forma a las comedias y textos del género, del que tanto gustaba Plauto, como Miles Gloriosos.

Comedia, vodevil, enredos amorosos con el único afán de divertir y reírnos de nosotros mismos.

Carlos Sobera se gana al público desde el primer instante, demostrando su oficio y su buen hacer y jugando la inteligente baza de romper la cuarta pared e interactuar con la gente confundiendo personaje y personalidad y agradando a todo el que ha ido a verle.

Tablas le sobran a Carlos Sobera y, si de hacer reír o sonreír se trata, la nota es un sobresaliente. Nada fácil es dar vida a este personaje patético y desgraciadamente muy reconocible en nuestros entornos y él lo hace con bordado fino.

También es verdad que parte del éxito del trabajo de Sobera, es el extraordinario trabajo de Ángel Pardo como su criado Geta y, a su vez, el encanto y la profesionalidad que derrocha a raudales Elisa Matilla en todas sus apariciones.

Un David Tortosa encantador engendra a un Plenilunio que se desmarca de todos sus compañeros y acompañantes eligiendo muy sabiamente un tono completamente distinto que hace que muchas de las espectadoras, en sus intervenciones, susurren diciendo: ¡Qué mono!

El resto de los actores y actrices de este Miles Gloriosus, Elena Ballesteros, Juanjo Cucalón, Arianna Aragón o el mismísimo adaptador Antonio Prieto, cumplen sobradamente con su cometido y demuestran que el talento y la eficacia nos sobran en el panorama artístico y teatral español.

La dirección de Pep Antón Gómez y la versión de Antonio Prieto son más que acertadas, así como las composiciones de música original a cargo de Mariano Marín, que suenan pegadizas y efectivas y consiguen su objetivo en cada una de sus ejecuciones.

En resumen, esta actualizada versión del clásico de Plauto, es más que recomendable para pasar unos entretenidísimos cien minutos en ese lugar privilegiado que es el patio de butacas del Teatro Reina Victoria de Madrid (Carrera de San Jerónimo, 24) o allá donde la próxima gira les lleve.

Más información y venta de entradas

¿Te ha gustado? Compártelo en tus redes sociales
Facebook
WhatsApp
Twitter
LinkedIn
Telegram
Actor, cantante y ocasionalmente escritor. He desarrollado una amplísima carrera en la televisión, el cine, y sobre todo en el teatro musical participando en producciones como ‘Mamma Mía’,  ‘Antoine’, ‘Amar en tiempos revueltos’ o ‘Cuéntame cómo pasó’. Actualmente actuando en el musical ‘El Médico’.

¡No te pierdas ni una sola noticia!

Inscríbete a nuestra newsletter y canal de Telegram para estar al día de todas las novedades
Otros artículos relacionados

‘Cuento de Navidad’. Maravilloso plan familiar

La Gran Noche de Eurovisión. Un espectáculo maravilloso e icónico compartido con el espectador

Los Mundos del Price, una fiesta para los sentidos

Suscríbete a la newsletter

¿Quieres estar al día de todas las novedades culturales? Con beKultura es posible, ¡suscríbete!

¡No te pierdas ni una sola noticia!

Inscríbete a nuestra newsletter y canal de Telegram para estar al día de todas las novedades