Despedimos a Joaquín Salvador, mundialmente conocido como “Quino”

Nos sumamos a los homenajes realizados en torno a la muerte del humorista gráfico e historietista argentino que ha fallecido a los 88 años, y cuya obra más conocida es la tira cómica Mafalda.

Este dibujante argentino dio vida a Mafalda, una niña de ideas progresistas y pacifistas a la que no le gustaba la sopa y que siempre andaba acompañada de sus amigos Miguelito, Felipe y Susanita.

Los padres de este artista eran españoles y emigraron a Argentina. Lo llamaron Quino desde pequeño para distinguirlo de su tío, el ilustrador Joaquín, quien fue quien despertó su vocación de dibujante a una edad muy temprana.

Quino creó la primera historieta de Mafalda que se publicó el 29 de septiembre de 1964 en el semanario Primera Plana, pero la niña había nacido un año antes, creada para un anuncio que nunca vio la luz. Su última historia se publicaría en 1973, pero el mundo ha seguido reeditando y replicando sus aventuras en revistas y diarios.

Esa filosofía de Quino que apelaba a los problemas, inseguridades e inquietudes de una sociedad argentina partida políticamente y de una clase media entonces emergente que luchaba por sobrevivir, traspasó fronteras.

Temáticas como la mujer en la sociedad, la libertad de pensamiento, la política o la burocracia, quedaron reflejadas en frases como: “Paren el mundo, que me quiero bajar”; “El problema es que hay más gente interesada que gente interesante”; “¿Y si en vez de planear tanto voláramos un poco más alto?” o “Lo ideal sería tener el corazón en la cabeza y el cerebro en el pecho. Así pensaríamos con amor y amaríamos con sabiduría”.

Frases que quedarán para siempre en el recuerdo de varias generaciones.

Este enfoque pesimista de la realidad no le impidió que sus historias estuvieran llenas de ternura. Este creador conocido a nivel mundial ha obtenido galardones como el premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades y la medalla de la Orden de la Artes y las Letras de Francia.

Su humor inteligente deja un vacío para dibujantes e ilustradores y para el mundo de la cultura en general.

¡Hasta siempre Quino!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario