Padre Damián: “Volver a conectar con el público será uno de los grandes retos post-pandemia”

Esta semana hemos entrevistado a Padre Damián María Montes, una de las voces principales de ‘La Magia de Broadway’ (hasta el próximo 18 de marzo en cartel del Teatro Espacio Raro de IFEMA), que compagina su vida religiosa con la artística, arrasando también como influencer en Tik Tok y colaborando en programas de televisión como tertuliano…

Desde muy adolescente he tenido el problema (o virtud según se mire) de ser muy inquieto. No conozco una etapa en mi vida en la que no haya tenido cuatro o cinco frentes abiertos… Por lo que no me pilla de nuevas esta situación. Siempre he dicho, y lo mantengo, que el secreto es un buen planning semanal y una buena agenda. ¡Hay tiempo para todo!”

Sin duda, vivir entregado a todo lo que da sentido a tu vida y a tus pasiones es un verdadero regalo y, actualmente puedo hacerlo. Eso me hace feliz y me realiza como persona, que creo que es el reto que todos tenemos porque vida en la tierra no hay más que una y quiero que el recuerdo de este paso sea maravilloso. No soportaría llegar a viejo y pensar que dejé algo por hacer por miedo, vergüenza o cobardía… Eso no va conmigo. Al menos que me vaya diciendo cuánto he disfrutado la vida.” Con estas palabras nos explica el artista y religioso, su personalidad y poliédrica y que el secreto para hacer frente a todo es un buen planning semanal.

Padre Damián es un auténtico torbellino y no paró ni durante el confinamiento. “Escribí teatro o poesía y aproveché para avanzar en mi formación artística gracias a las plataformas digitales. Eso sí se echaba de menos, el calor y la pasión que se entrega y se recibe sobre el escenario a partes iguales, por lo que la oportunidad de volver a adentrarme en la aventura del teatro la vivo como un verdadero regalo”, remarca el actor y cantante.

Con respecto a su aventura en ‘La Magia de Broadway’ nos cuenta que tuvo la oportunidad de formar parte del elenco en la presentación que se hizo para la ciudad de Zaragoza durante la Navidad, “esto me ayudó a conocer la propuesta con más calma. Se trata de un musical de musicales o un concierto de los grandes temas musicales adornado con una puesta en escena sobria que centra la atención del espectador en los temas que se interpretan en cada momento”.

También es un viaje por la historian de los musicales de la mano de los temas más sonados de todos los tiempos. Para mí siempre es un privilegio vivir el proceso de ensayos de un espectáculo junto a grandes profesionales porque es el momento en el que más me nutro de ellos. No deja de ser en el proceso de ensayos cuando vamos configurándonos con los personajes y con el show en general. Es el momento de aprender a servir al show y no a sí mismo. Eso es lo que hace que la propuesta sea grande, la generosidad de todos al servicio de un mismo objetivo, cautivar al público.”, precisa Padre Damián.

Recuerdo que, cuando era pequeño y asistía a los musicales, soñaba con estar ahí arriba con ellos y ahora resulta que algunos de ellos son mis compañeros. Es mágico escuchar voces de la historia de los musicales de nuestro país a sólo unos centímetros de distancia y, para mí, el mejor equipo del que aprender realmente esta profesión maravillosa”, añade el artista, quien además nos relata alguna que otra anécdota divertida con el reparto: “las más comunes son las relacionadas con los olvidos de letra o los errores de coreografía sobre el escenario… También es maravilloso el código de comunicación entre compañeros que se establece durante la función, aunque a veces debo controlarme para no perder la concentración con ciertas miradas o gestos, porque soy muy frágil en este sentido y puedo explotar de la risa. En alguna ocasión he tenido que apretar bien los labios para disimular la risa”.

Padre Damián dedica también unas palabras al panorama cultural actual: “la cultura está siendo muy castigada y la gente se está desvinculando del teatro. Volver a conectar con el público será uno de los grandes retos post-pandemia. Esta situación llegó en un momento muy bueno para los musicales en España donde el mercado crecía exponencialmente y las propuestas tenían cada vez mayor calidad. Esa calidad no puede volver atrás por lo que esta situación puede ser una oportunidad para concentrarnos en lo fundamental: la formación. La formación de las generaciones que llenarán el escenario en los años venideros y que recibirán nuestro aplauso es la que garantizará que este sector vuelva a ser una propuesta de verdadera calidad que interese al público.”

La importancia de la formación es un tema recurrente también a la hora de dirigirse a quienes quieran dedicarse al género del teatro musical: “le aconsejaría mucho trabajo y esfuerzo a la par que un profundo descubrimiento y puesta en juego del talento personal. Es una profesión que requiere de una gran formación y nunca es suficiente. También le aconsejaría mucha generosidad. En esta profesión no hacen bien los artistas “estrella” porque no provocan que el show brille. El Teatro Musical es un trabajo de equipo, donde cada uno, con su luz, ayuda a brillar al espectáculo. Sólo así brillamos todos.”, concluye este artista poliédrico, que quiere dar el salto también a la dramaturgia.

Me encantaría ofrecer ese teatro que es para poco público pero cargado de literatura y de provocación. Admiro a Lorca, Delibes… y trabajo para ofrecer en el futuro una propuesta dramaturgia que no deje indiferente, aunque, como se dice hoy, me lluevan los “haters”. También tengo proyectos próximos de música en directo con algunos compañeros”.

Ya veis… ¡Siempre inventando!” nos dice sonriendo Padre Damián.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario