Opinión

Tiago Barbosa: “Vivo mi profesión como un sacerdocio”

Por Alberto Vázquez
20/julio/2021

Tiago Barbosa, del ‘Rey León’ a ser Lola en ‘Kinky Boots’ la nueva producción del Let’s Go Company.

Nos citamos en la Gran Vía de Madrid. Aunque viste una camiseta Adidas y un vaquero desgastado, su apariencia sin duda es la de un rey, o la de un príncipe. Negro. No en vano ha sido el único príncipe negro en la historia de ‘Cinderela’, el único príncipe negro en despertar a Cenicienta con su beso salvador.

Tiago es soñador, luchador . Su propio señor, como él mismo dice, su propio representante. Sabe lo que quiere en cada momento. Pero por encima de todo sabe lo que ya no quiere. En su charla y su vida todo el tiempo están sus orígenes, sus favelas de Río de Janeiro, y se siente un referente para todos aquellos niños que pueden ver en él el cumplidor de un sueño.

Alberto: ¿Cómo fue tu infancia, como la recuerdas?

Tiago: Guau! Soy el pequeño de cinco hermanos que dormíamos juntos en el suelo. Todos cantan. La música y mi familia son una misma cosa. La Navidad parecía una misa de Brooklyn. Pese a la dificultad y a no tener nada de lo mejor de la vida , tuvimos unos padres que fueron todo un ejemplo de lucha y honestidad. Llenos de amor y de cariño.

Alberto: ¿ Siempre supiste que lo tuyo sería en escenario?

Tiago: Ja ja ja. Teniendo unos padres que cantaban ,unos abuelos y bisabuelos que tocaban instrumentos y cantaban en las iglesias ,aún siendo esclavos éstos últimos ,hubiera sido imposible no ser músico o no pisar los escenarios.

Aún así lo primero que quise fue ser médico, y lo sigo queriendo. A mitad de camino empecé a ir mal en la carrera y le pedí a mis padres dedicarme a la música. Ellos me dijeron que podía ser lo que quisiera menos músico, ja ja ja. Nadie mejor que ellos para saber lo duro de este trabajo. Así que hice estudios como pedagogo, como administrador de empresas… La pedagogía me ayudó a querer ayudar y comprender a todos los que se quedaban en el camino, a los que no llegaban. Después con la foniatría sentí lo mismo con los cantantes.

Y con ellos , tan cerca estuve de los escenarios , que ya era inevitable salir a escena ja ja ja.

Cuando gané el premio a mejor actor por el ‘Rey León’ mi padre estaba conmigo y le pude dedicar ese momento, por todos los años que se dejó pintando casas para otros, quizás no fue el mejor músico pero fue el mejor padre. Si hoy estoy en España es por el ‘Rey León’ … y por mi padre.

Alberto: ¿Tienes algo de alma española ya?

Tiago: Mi chico es español y hablamos en español . Me encanta la comida española pero pese a tener la nacionalidad aún en mi cabeza y mis maneras soy muy de Sao Paolo, un poco alemán por lo ordenado y metódico, ja ja.

Alberto: ¿Cuántas funciones de ‘el Rey León’ ?

Tiago: He perdido la cuenta, completamente. Yo soy muy raro. Para mi, mi profesión es un sacerdocio. Soy el primero en llegar ,caliento cada día como el primero, llevo cascos sin escuchar nada para que nadie me hable ja ja. Hay que entender que aprendí la función en español sin saber nada del idioma .Eso exige cada día máxima concentración y dedicación absoluta . Me entrego al cien por cien. No podría hacerlo de otra manera.

Una vez acababa de hablar con mi sobrina por Skype en camerinos y ya estaba vestido de Simba, ella estaba maravillada y cuando arrancó el ‘Hakuna Matata’ tenía tal subidón que empecé a cantar en portugués e hice media canción así. Tierra, trágame¡ Ja ja ja

Alberto: ¿Entre cientos de funciones hay alguna muy especial?

Tiago: Una ya te la dije. El estreno, cuando mis padres pisaron por primera vez un teatro para verme ahí. Otra, cuando fletaron un bus con sesenta niños de mi favela que nunca habían ido a un teatro para ir a verme. Inolvidable todo lo que pasó por mi cabeza.

Ellos creían que estaban en el cine, gritaban, hablaban, la energía era brutal.

La tercera, fue cuando la muerte de mi padre me sorprendió en París sin pasaporte durante unos días de descanso. En unas horas Stage me solucionó todo para poder llegar a velarlo y volver a tiempo de hacer la función a Madrid. Aquello es irrepetible e imposible de explicar.

(Me callo para no aumentar la emoción, pero por desgracia hace muy poco yo pasé lo mismo con mi madre y mis compañeros y jefes de ‘Antoine’ fueron esa familia y ese abrazo del que ahora Tiago me habla sobrecogido).

Alberto: ¿Y ahora vuelve el Rey León, no?

Tiago: Él si, yo no. (ríe).

Gran sorpresa y él lo ve en mi cara.

Necesito nuevos retos ,como artista, como actor. Amo lo que hice con letras grandes pero necesito tirarme a la piscina y que mucha más gente sepa quién soy y de qué soy capaz. Necesito salir de la casa de mamá que tanto amo. Necesito volar con mis propias alas.

Alberto: Otro reto …

Tiago: Si.

Alberto: ¿Sobre plataformas?

(Él piensa que no lo sé aún, pero ya es vox populi que será Lola en ‘Kinki Boots’ un gran cambio en su carrera con el que sorprenderá a propios y extraños).

Tiago: Ummm. En un gran escenario …ja ja.

Alberto: ¿Eres feliz?

Tiago: Muchísimo. Tengo una familia maravillosa muy lejos y muy cerca, felices con lo que tienen, son una lección de vida diaria. Ellos y mis padres me enseñaron a ser feliz.

Y ahí lo dejo , lleno de ganas de vivir y con la energía de subirse a todos los tacones imposibles que sean necesarios para seguir volando, creciendo. Sin duda seguiremos hablando y disfrutando de él.

Alberto Vázquez Actor, cantante y ocasionalmente escritor. Ha desarrollado una amplísima carrera en la televisión, el cine, y sobre todo en el teatro musical participando en producciones como 'Mamma Mía',  'Antoine', 'Amar en tiempos revueltos' o 'Cuéntame cómo pasó'.

Más Opiniones

Volver a empezar o el eterno casting

Por Alberto Vázquez

Bienvenido al eterno casting