Joseán Moreno, conocido por todos como Barber, nos cuenta que le supone volver a los escenarios tras el confinamiento y por qué no podemos perdernos La Gran Noche de los Musicales, un espectáculo cargado de sentimiento y emoción.

  • Muchos pudimos conocerte en “El Médico”, el musical, como uno de los protagonistas ¿Qué significo esa obra para ti? ¿Supuso un antes y un después en tu carrera?

Sin duda, la de un actor o un cantante siempre es una carrera de fondo, pero Barber ha sido, claramente, el personaje en el que más me he podido entregar porque es un papel casi hecho a medida para mí.
Las “pequeñas cosas” que tuve que cambiar no son poca cosa, engordé 25 kilos, me dejé el pelo y la barba larga, tuve que aprender magia, malabares y aprender a cantar tirando de un carro de 300 kilos, pero francamente mereció la pena.
Cuando dicen que los premios no son importantes hay cierta verdad pero también cierto postureo, cuando a mí me llegaron los premios del público, de la crítica, de la profesión… fue una sorpresa muy emocionante. Me sentí como Sally Field cuando recogió su segundo Óscar y dijo “entonces realmente os gustó!”.

  • ¿Cuándo comenzaste a interesarte por el mundo del teatro y el espectáculo? ¿Quiénes son tus referentes?

No recuerdo un solo día de mi vida en que no haya hecho el tonto, o cantado o actuado o imitado a alguien. No sé si ser actor o artista es una opción, sólo sé que desde pequeño cuando veía la televisión pensaba, yo quiero hacer eso, si pasarlo bien es un trabajo, ¡ese es el trabajo que quiero!
Descubrí la música en la adolescencia e imitaba a mis artistas favoritos, imagínate, yo vivía en un pueblo de Badajoz y salía por las noches disfrazado de Prince, por que me encantaba Prince, un show. Y cuando vi Con Faldas y a lo loco, El mago de Oz, Cantando bajo la lluvia, Sonrisas y lágrimas, me enamoré del todo del género musical.
Me ha interesado mucho siempre la comedia, por eso admiro tanto a Nathan Lane, Christine Chenoweth, Carol Channing, Billly Porter… Y con respecto a mis referentes puedo decir que trabajo con algunos de mis favoritos, en este espectáculo de La Gran Noche de los musicales Iván Macías, el compositor de El Médico por ejemplo será un referente mundial, y si no, al tiempo.

  • Hemos podido verte también el mundo televisivo, ¿Qué destacas de esta etapa?

Bueno, yo entré en los medios de casualidad, jugando. Con 13 años y como me gustaba la música a rabiar, unos amigos y yo nos presentamos en una emisora de radio pirata con un puñado de discos debajo del brazo para pedir que nos dieran un programa, así, por la cara.
Y el que estaba allí nos dijo, vale, pero sin cobrar. Y así empezó todo, 20 años después seguía en la radio, la radio me llevó a la televisión y a presentar de todo, programas de entrevistas, concursos, musicales… Hasta que un buen día me presenté al casting de Grease el musical para probar suerte… y me cogieron! Ese día cambió mi vida. Pero es cierto que la televisión te da popularidad, te enseña a quitarte el miedo a la exposición ante el público, te da armas para salir de casi todo y, lo más importante para mí, me mantuvo muy cerca de la música, del teatro y de las artes que han sido siempre lo que más me ha interesado. Digamos que todo lo que aprendí durante aquellos años, ahora lo estoy llevando a la práctica.

  • ¿Cómo crees que el COVID-19 ha afectado al mundo de los musicales y a los espectáculos en directo?

Pues ha afectado y mucho, nadie se había dado cuenta la cantidad de personas y familias que vivíamos del espectáculo, de la música, de los musicales, de la escena, hasta que de repente nos paralizaron.
Yo creo que lo peor ha pasado, y por supuesto tenemos una responsabilidad personal importantísima, no podemos estar esperando a que venga la autoridad para exigirnos que seamos cuidadosos.
Ahora mismo ya tenemos todos un objetivo personal, algo que necesitamos y deseamos: vivir, seguir adelante, hacer que este año vaya todo a mejor, y eso con responsabilidad se puede hacer, por supuesto que sí.
El teatro musical es uno amplificadores más grandes de las emociones, de la felicidad, de la belleza, de los sueños. No creo que nadie pueda guardar sus deseos en un cajón como si tal cosa, por eso creo que el teatro musical es imprescindible en este momento tan concreto en el que necesitamos evadirnos y exorcizar todos los demonios que hemos acumulado meses atrás.

  • ¿Qué significa para ti volver a los escenarios después del confinamiento?

Felicidad, deseo inmenso, mucha emoción. No me extrañaría que tuviéramos que parar alguna canción para echar una lagrimita de emoción.

  • ¿Por qué recomendarías La noche de los músicos al gran público? ¿Qué podemos encontrar?

Para empezar, las voces y las canciones más bonitas de los grandes musicales que nos han enamorado a todos. No es común encontrar este grado de excelencia encima de un escenario, de hecho creo que nunca ha existido algo así, con 80 músicos, una orquesta sinfónica, con Iván Macías dirigiendo, que es un verdadero privilegio.
Cuando grabamos en Londres la BSO de El Médico con la London Symphony Orchestra tuvimos una sensación muy similar, nerviosismo y mucho agradecimiento de formar parte es algo tan hermoso. Creo que el público va a emocionarse como pocas veces en su vida.

  • ¿Qué le pides a lo que queda de año 2020?

Salud, cordura, que venzamos al miedo con medidas de precaución, que vuelva el teatro musical lo antes posible y ya que estamos, quitarme unos kilillos.

  • Por último, ¿Cómo te describirías para aquellos que aún no te conocen?

Yo soy un tío grandote, un enamorado del escenario, me encanta la gente, me gusta hacer feliz a todos los que me rodean, y sobre todo soy enormemente fiel a las cosas bellas de la vida y a la buena gente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario