Silvia Marsó, artista con mayúsculas

“Esta profesión no se acaba nunca, porque no hay metas ni récords”

Silvia Marsó es actriz, cantante, productora y, recientemente, ha empezado a tocar con sus alas el mundo de la composición musical y de la autoría de letras. Silvia Marsó fue chica del Un dos tres cuando aquello significaba pasar del anonimato a la fama más absoluta en cuestión de días. Enamoró a propios y extraños desde el decorado de cartón piedra del mítico e inolvidable programa. Por allí pasaron muchas, pero no todas continuaron y, mucho menos, llegaron hasta aquí.

Silvia es una mujer que enfrenta la vida con una sonrisa eterna y con un eterno tesón. Si no hay trabajo, lo crea, si algo no le gusta, lo cambia, si no hace el camino sola se acompaña de los mejores y siempre sin perder la ilusión por seguir trabajando en esta dura profesión en la que lleva toda una vida. Recientemente se ha subido a los escenarios teatrales junto a Del Toro Blues Band  ofreciendo a los espectadores un concierto dramatizado de blues con el título Blues and Roots. Aún tienen oportunidad de verla en el Teatro Infanta Isabel de Madrid, pero muy pronto podrán verla y disfrutarla junto a ellos en numerosas capitales de España. Atentos a la gira. Por si esto fuera poco, recala en el importantísimo escenario de las Naves del Español en Matadero, en cuestión de días y sigue disfrutando y creando. Esperemos que por mucho tiempo.

Alberto Vázquez: ¿Por qué Blues and Roots?

Silvia Marsó: Porque hablamos del origen y la raíz del blues y también mostramos cómo esa raíz ha llegado hasta nuestros días. Y que la música negra es la base de muchos estilos musicales posteriores. Queríamos también hablar de esta música que conecta con las emociones. Un estilo musical que sirvió  para buscar la belleza y la justicia.

Alberto Vázquez: Eres productora, emprendedora y, en esta ocasión, hasta compositora ¿Se puede?

Silvia Marsó: Si lo haces con ilusión puedes con todo. A mí no me asusta el riesgo de producir, porque creo mucho en los proyectos que llevo a cabo. Y no suelo equivocarme debido a que yo ofrezco al público lo que a mí me gustaría ver. Eso no quiere decir que no haya riesgo. Si tienes fe en lo que haces, a los demás también les convences.

Y en cuanto a componer. nunca lo había hecho, pero al estudiar El Rey de Harlem perteneciente a Poeta en Nueva York me di cuenta de que parte de este poema de Lorca podía adaptarse a blues, y así lo hice, por pura inspiración lorquiana.

Alberto Vázquez: ¿Ves esta aventura a largo plazo?

Silvia Marsó: Sí, porque la puedo compaginar con mi faceta como actriz en teatro, cine y televisión. En la música no tengo trayectoria y está todo por hacer.

Mis compañeros de Del Toro Blues Band llevan años viajando por todo el mundo y haciendo discos y ellos sí que tienen una gran experiencia, han sido muy cariñosos al acogerme en la banda.

Ellos seguirán haciendo actuaciones como grupo, mientras yo hago otras cosas en teatro, pero de vez en cuando nos juntaremos para hacer conciertos y poder llevar a todos los teatros que nos lo pidan nuestro espectáculo Blues And Roots.

Ahora estoy a punto de estrenar otra obra en el Teatro Español, concretamente en las Naves del Español en Matadero Madrid. Se trata de La Florida, dirigida y escrita por Víctor Sánchez Rodríguez y que interpreto junto a Víto Sánz, Amparo Fernández, Lorena López, y Francisco Reyes. Es una obra muy original, un thriller que mezcla humor, música, drama, y mucha reflexión. Se estrenará el 8 de diciembre y estaremos hasta el 22 de enero.

Curiosamente en esta obra también tengo que cantar. Parece que ahora la música me persigue… jajajaja.

Alberto Vázquez: ¿Y después?

Silvia Marsó: Después tengo bolos de Blues And Roots el 29 de enero en Alcalá de Henares, el 9 de febrero en las Naves del Español dentro de la programación de Animales Mixtos, el ciclo en el que actores ofrecen conciertos con sus grupos musicales. Y luego tenemos gira por toda España con las dos obras.

Alberto Vázquez: ¿El gran musical es una tarea pendiente?

Silvia Marsó: Es verdad que no he hecho nunca musicales de gran formato. Siempre han sido más íntimos como Te quiero, eres perfecto ya te cambiaré, o 24 horas en la vida de una Mujer que fue mi última producción. Pero ambas obras estaban más volcadas en la interpretación a pesar de tener una amplia partitura musical.

Alberto Vázquez: ¿Qué le debes a esa niña del Un dos tres?

Silvia Marsó: Trabajar con Chicho Ibañez Serrador fue para mí un honor y un privilegio, me enseñó muchas cosas, aprendí de mis compañeros y de su maestría.

Y gracias a esa experiencia siento, aunque hayan pasado muchos años, que el público me sigue recordando con mucho cariño, y fue para mí en la adolescencia un aprendizaje absoluto. Le estoy muy agradecida al programa y a Chicho, nunca le olvidaremos. Fue un maestro y un referente.

Y sigo conservando la misma ilusión que tenía cuando empecé en el programa. Eso sí que me parece milagroso con lo difícil que es esta profesión y con la incertidumbre que conlleva.

Alberto Vázquez: ¿Tu hijo es un fan?

Silvia Marsó: Jajajá… sí y no. Mi hijo está acostumbrado a mi profesión, porque lo ha visto desde pequeño y no lo valora en absoluto. Cuando viene a verme sí le gusta, se siente orgulloso. Pero no alardea. Siempre se ha tomado con muchísima naturalidad el hecho de que su madre fuera artista.

Alberto Vázquez: Eres de los que hemos tenido que levantar el telón después de decir adiós a mami…

Silvia Marsó: Así es. No hay palabras.

Alberto Vázquez: ¿Qué soñarías con hacer a estas alturas?

Silvia Marsó: Siempre aprendo, en cada trabajo, con cada nuevo director, con cada nuevo personaje. Esta profesión no se acaba nunca, porque no hay metas ni récords, es una profesión que tiene que ver con el arte y por eso es intangible.

Cuanto más aprendes, más te das cuenta de que te falta aún mucho camino por recorrer.

Alberto Vázquez: ¿Y con quién soñarías trabajar?

Silvia Marsó: Me gustaría mucho estar en un escenario con Julieta Serrano, con Julia Gutiérrez Caba, y con los grandes maestros que tenemos en este país.

Alberto Vázquez: Un deseo para 2023…

Silvia Marsó: Yo siempre deseo paz en el mundo. Y ya veo que no se cumple. Pero para mí ese sería el mayor motivo de celebración. Un planeta sin guerras.

Pero como creo que esto al fin y al cabo es una utopía, me voy a conformar con desear que haya salud, ya que después de la pandemia creo que se ha convertido en lo más importante.

Venta de entradas Blues and Roots

Venta de entradas La Florida

¿Te ha gustado? Compártelo en tus redes sociales
Facebook
WhatsApp
Twitter
LinkedIn
Telegram
Actor, cantante y ocasionalmente escritor. He desarrollado una amplísima carrera en la televisión, el cine, y sobre todo en el teatro musical participando en producciones como ‘Mamma Mía’,  ‘Antoine’, ‘Amar en tiempos revueltos’ o ‘Cuéntame cómo pasó’. Actualmente actuando en el musical ‘El Médico’.

¡No te pierdas ni una sola noticia!

Inscríbete a nuestra newsletter y canal de Telegram para estar al día de todas las novedades
Otros artículos relacionados

Maria Adamuz reabre el Albéniz con Company junto a Antonio Banderas

Carolina Román estrena su nueva obra, Amaeru

Suscríbete a la newsletter

¿Quieres estar al día de todas las novedades culturales? Con beKultura es posible, ¡suscríbete!

¡No te pierdas ni una sola noticia!

Inscríbete a nuestra newsletter y canal de Telegram para estar al día de todas las novedades