Montserrat Martí Caballé: “Mi madre me inspiraba ya antes de empezar a cantar con ella”

Realizó su debut operístico como Zerlina en ‘Don Giovanni’ y, desde entonces, no ha bajado de los escenarios. Durante 24 años cantó también junto a su madre, la gran Montserrat Caballé, quien nos dejó en 2018 y que sigue siendo una fuente de inspiración para ella.

El próximo miércoles 6 de julio actuará en la Sala Casyc de Santander (c/ Tantín, 25) como parte de las actividades culturales que la UIMP (Universidad Internacional Menéndez Pelayo) está ofreciendo este verano con motivo de la celebración de su 90 aniversario.

Con ella hablamos de música, de sus próximas actuaciones, de sus personajes soñados y de su madre, a quien todos recordamos con tanto cariño…

Laura Peláez: ¿Pasa la lírica por un buen momento?

Montserrat Martí Caballé: Está en un momento en el que hay cantantes españoles haciendo carrera internacional. Por ejemplo, en el último concurso de canto de mi madre, la ganadora, Serena Sáenz, es una cantante jovencísima de 27 años. Tenemos el ejemplo también de Saioa Hernández, que está haciendo carrera internacional por todo el mundo… Yo creo, sinceramente, que está en un buen momento y con unas voces que van a dar de qué hablar y eso es muy bueno. Tenemos la suerte, hoy en día, de que las redes sociales y los streamings, hacen que la ópera llegue a mucha más gente.

Laura Pelaéz: Hay, entonces, grandes promesas, pero también el público se va interesando quizá cada vez más…

Montserrat Martí Caballé: Yo creo que el público hoy en día tiene más medios para poder escuchar y ver ópera. Antes era siempre en teatro y con entradas no asequibles, quizá sobre todo para el público más joven. Desde que ha empezado a haber abonos en los teatros con diferentes características y precios, se puede llega a más público. Y además, la oportunidad de ir a un cine en tu ciudad y poder ver la retransmisión del último estreno en el Metropolitan. Todo eso facilita que la gente a la que le gusta la música, pueda acceder a ello sin que suponga una ruina.

Laura Peláez: ¿Qué música le gusta escuchar en casa?

Montserrat Martí Caballé: Mi marido, el padre de mi hija, Daniel, es el propietario de la Sala Razzmatazz de Barcelona y traen conciertos de música indi y demás, hay una mezcla de música muy interesante en casa… Él escucha lo mío y yo escucho lo suyo, así que música de todo tipo, desde cosas actuales hasta el disco de soul de Rod Stewart, por ejemplo. Tuve mi época en la que también me gustaba AC/DC. Yo siempre digo que hay que escuchar lo que te haga sentir o te relaje o te emocione y te haga disfrutar.

Laura Peláez: Y si hablamos de cantar… ¿Hay algún autor que le guste especialmente?

Montserrat Martí Caballé: He cantado bastante Puccini y me gusta muchísimo, porque creo que escribe de una manera muy inteligente para ayudar a la voz, no es un “castigador de voces”, sabe cómo funciona la tesitura de cada cantante para sentirse cómodo y no hacerse daño al cantar. También empecé con Mozart y lo adoro, porque es una lección de canto en sí misma, la forma en la que está escrita y cómo tienes que interpretarlo sin ninguna licencia o adornos, que se pueden permitir más en el belcanto o en otro tipo de música. También que el resultado debe ser el conjunto, no solo tu rol como cantante, la orquesta y todos los elementos han de conjugar bien para que el resultado sea el deseado. Es toda una lección, yo aprendí mucho de Mozart.

Laura Peláez: ¿Qué se va a encontrar el público en el recital del próximo miércoles 6 de julio en la UIMP?

Montserrat Martí Caballé: Pues estaré con el barítono Luis Santana y nos acompañará al piano José María Verdejo, que es el director de Los Infanticos del Pilar, de Zaragoza. Tenemos un programa que suele gustar mucho a la gente, abarca un poco de todo: ópera, canción italiana, canción española, zarzuela… un abanico muy variado para que haya para todos los gustos y un repaso general del repertorio de distintos compositores.

Laura Pelaéz: Va a hacer 4 años que nos dejó su madre, la gran Montserrat Caballé, aunque ella nunca se irá del todo… ¿De qué forma le sigue inspirando a día de hoy?

Montserrat Martí Caballé: Bueno, mi madre me inspiraba ya antes de cantar a su lado… Fíjate que ella no estaba en casa cuando éramos pequeños, porque hacía 200 representaciones al año por todo el mundo y a lo mejor venía cada tres meses a cambiar maletas, e incluso alguna vez teníamos que llevárselas al aeropuerto porque no le daba tiempo a venir a casa. Así que su voz, su sonido ha estado siempre, sin estar. Eso sí, llamaba todos los días desde donde estuviera y con el cambio horario que fuera. Nos llamaba por las noches y nos preguntaba si nos habíamos lavado los dientes, cómo nos había ido la escuela… Mi padre siempre decía que teníamos que tener acciones de Telefónica (ríe).

Pero cantamos juntas durante 24 años, desde el año 93 hasta el final. Meses antes de morir estuvimos en Rusia en junio y en abril en Ucrania. Fueron 24 años viajando y cantando con ella y eso nos dio la oportunidad de reencontrarnos madre e hija y recuperar el tiempo que no habíamos tenido cuando yo era pequeña. Ella me inspira siempre, primero su fuerza de voluntad y su dedicación y estudio; la sabiduría de cómo usar el instrumento sin hacerte daño, ella tenía mucha inteligencia para eso. Cuando eres joven te pueden ofrecer un papel que parece que puedes cantarlo en un estudio, pero no hay que olvidar que eso se tiene que cantar en un lugar mucho más grande, como es un auditorio y con una orquesta. Y a eso hay que sumar el mes de ensayo y si no es de tu repertorio te puedes hacer daño. Es como poner a un atleta que está entrenado para los 100 metros a hacer una maratón. Todo esto ella lo sabía muy bien y fue adaptándose a los papeles de una manera muy inteligente y cuidando mucho su voz.

Y obviamente como ser humano era maravillosa: generosa, buena… una mujer muy inteligente y adelantada a su tiempo. Gran consejera y con una mente muy abierta para la época de la que venía, siendo mujer.

Laura Peláez: De todo ese aprendizaje, ¿Hay algún ritual que mantenga hoy en día a la hora de actuar?

Montserrat Martí Caballé: No, la verdad es que mi madre era poco de rituales y yo también. Yo simplemente me santiguo antes de salir al escenario. Normalmente me preguntan qué quiero tener en el camerino: fruta, comida… y yo sólo pido agua fría, que el frío desinflama, y me miran como si fuera un bicho raro (ríe). Y mi madre también lo hacía así, no cabe duda de que se necesita concentración y estar tranquila y serena antes del concierto, cuando alguien dice que quiere pasar a saludarte, siempre es mejor que sea después, porque hay que poner los cinco sentidos, es un directo, no puedes decir “¡Corten, volvemos a rodar!”.

Laura Peláez: Me imagino que creció en una casa llena de música…

Montserrat Martí Caballé: Sí, por supuesto. Mi hermano y yo cuando venía a casa a ensayar el pianista, Miguel Zanetti, que estuvo 25 años con ella y a nosotros nos pilló pequeños, no le poníamos muy buena cara al pobre, porque sabíamos que el hecho de que viniera significaba que mamá se iba al cabo de dos días… Cuando venía la profesora, mi hermano le cerraba la tapa del piano, yo me cruzaba de brazos y mi abuela me decía: “Venga nena, que cuando venga mamá le tocarás algo”. Y aquello todavía me daba más coraje, porque de alguna forma culpábamos a la música de que mamá se fuera.

Cuando uno crece, evidentemente, todo cambia… Pero sí, en casa había mucha música. Aunque tampoco éramos de ponernos a cantar en plan coral los villancicos de Navidad, yo creo que cuando estábamos en casa el silencio era algo que también apetecía. Yo lo experimento ahora cuando vuelvo a casa y me proponen planes de ir aquí y allá… cuando estoy fuera por trabajo no paro de moverme y lo que quiero cuando llego a casa es estar tranquila.

Laura Peláez: Si hablamos de personajes, Montserrat, ha interpretado a Adela de ‘La Casa de Bernarda, Alba’, Zerlina en ‘Don Giovanni’, la condesa de Eylo en ‘Ansur’… ¿Hay algún personaje que apuntaría en su lista de deseos?

Montserrat Martí Caballé: Hay una que es de mis favoritas, Adriana Lecouvreur, de Cilea. Yo la veía cuando mamá la hacía y me gustaba porque a mí me gusta mucho la danza y en esa obra hay un momento de danza clásica y la música me parece espectacular y sí, me gustaría cantarla.

Luego, por ejemplo, me han pedido alguna vez, cuando hay coro en algún recital o concierto, si quería hacer el área de la Casta Diva de Norma, pero yo siempre he dicho que no. Primero porque, bueno, como decía mamá: “ya a la canté yo, me salió bien, por qué probar a experimentar otra cosa cuando ya está grabada y muy bien grabada”. Yo creo que hay cosas que no debo tocar, porque pertenecen exclusivamente a las grandes: a Callas, a Sutherland, a mamá… cada uno en su repertorio, yo soy terrenal y ella era de otra galaxia (ríe). Además es que así todo sale mejor, porque no fuerzas la máquina.

Laura Peláez: Además del recital del próximo miércoles ¿Qué otros proyectos tiene que se puedan contar en el futuro próximo?

Montserrat Martí Caballé: La verdad es que no voy a parar este verano. He pedido entre uno y otro trabajo descansar diez días porque si no, de tanto ir y venir no tienes la sensación de haber descansado en ningún momento. Yo tengo, además, una niña de 10 años y me apetece estar con ella.

Después de Santander estaré en Valencia, en Toledo, en Cádiz… y después en septiembre me voy a Armenia, porque el último DVD que hizo mi madre antes de fallecer fue en uno de los viajes que hicimos a Armenia para conocer las iglesias del cristianismo, de hecho el DVD se llama ‘La isla del cristianismo’. Fueron dos viajes muy bonitos, allí actuamos, ella dio una masterclass… Y entonces el señor que nos llevó, Garik Israelian, que es astrofísico de profesión y trabaja en el Observatorio de La Palma, organiza cada año algo que se llama Starmus (estrellas y música) y este año toca hacerlo en Armenia y como mi madre era muy querida allí, me han invitado a participar este año. Me hace mucha ilusión volver allí… Siempre viene también Brian May, el guitarrista de Queen, que es astrónomo de profesión, aunque luego se dedicara a la música, pero viene a dar conferencias y luego coge la guitarra y se pone a tocar.

Y también están por confirmar fechas para ir a Oriente y a Estados Unidos.

Venta de entradas para el recital del 6 de julio en Santander

¿Te ha gustado? Compártelo en tus redes sociales
Facebook
WhatsApp
Twitter
LinkedIn
Telegram
Como periodista, la cultura ha sido una constante a lo largo de mi vida laboral: prensa, radio y televisión, siempre con la mirada puesta en las artes escénicas, el cine, la música… También he sido agente de prensa y, actualmente, colaboro con el programa La Sala, de Radio Nacional de España.

¡No te pierdas ni una sola noticia!

Inscríbete a nuestra newsletter y canal de Telegram para estar al día de todas las novedades
Otros artículos relacionados

Lidia San José, entre México y España

César Camino: “El teatro me ha abducido en los últimos años”

Paco Arrojo, nuevo y flamante Sha en ‘El Médico’

Suscríbete a la newsletter

¿Quieres estar al día de todas las novedades culturales? Con beKultura es posible, ¡suscríbete!

¡No te pierdas ni una sola noticia!

Inscríbete a nuestra newsletter y canal de Telegram para estar al día de todas las novedades