Javier Navares. El dramaturgo y director de ‘The Rhythm of the night’, de DJ Nano

roxana-esteve

Hoy podremos conocer un poco más a mi admirado Javier Navares, de inconmensurable talento, dramaturgo y director de ‘The Rhythm of the night’ de DJ Nano, que nos regala un montaje genuino, ¡que no podemos perdernos!

Roxana Esteve: ¡Javier, cuéntanos!, ¿Cómo llega a tus manos este proyecto?

Javier Navares: Pues me llama Cristina Sánchez y me dice que quieren tener una entrevista conmigo, pues tienen un proyecto donde creen que podría encajar, y se trata de escribir una obra. Yo, de primeras digo que sí, ¡porque es muy difícil que yo diga que no a nada! Me lanzo a la piscina y tengo una reunión donde están los productores de este “tinglado” que son Disorder Events, la Estación Principie Pío y el señor DJ Nano, al cual yo no tenía el gusto de conocer, pero es verdad, que nada más conocerlo el tío me sedujo bastante, porque me pareció muy directo y tenía muy claro lo que quería hacer, las ideas y la sinopsis de lo que quería que fuera el espectáculo. Y dije que sí, que me apetecía mucho hacerlo. Estaba hasta arriba de trabajo, pero pude sacar hueco, es más, me comprometí a escribirlo en 45 días y les dije, “Yo creo que este guion puedo tenerlo escrito en mes y medio, y entonces, lo que hice en vez de hacer una sinopsis, un resumen o hacer un estudio de personajes y demás…, fue ponerme a escribir directamente. Escribí la primera escena de la función, una intermedia y la final, y eso fue lo que les mostré en una primera entrevista que tuve con Nano directamente en su casa. Le moló la propuesta, le gustó la línea que había propuesto de personajes, pues se ajustaba a lo que él se había imaginado y desde ahí, tuve absoluta confianza por parte de todos como para escribir lo que yo considerara. Se ha modificado muy poquito y tanto es así, que un mes y medio después tenía la obra finalizada.

Roxana Esteve: ¿Un mes y medio? ¿Cómo fue?

Javier Navares: Recuerdo que estaba de gira con Antoine, el Musical en Barcelona, una producción de ‘beon. Entertainment’, y yo estaba terminando el libreto. Los primeros testigos de ese libreto fueron mis compañeros de Antonie, a los que yo les leí en una casa que tenía yo en Barcelona, donde hicimos una merienda para leerles el texto, y ellos fueron el primer público que tuvo ‘The Rhythm of the night’. Y luego hicimos una lectura dramatizada para todos los productores; yo leía los papeles masculinos y Ana Dachs, leía los femeninos, y les encandilamos y dijeron, ¡Adelante! Y de ahí al estreno transcurrieron 9 meses. 

Roxana Esteve: La época de los 90’ la conoces bien, ¿la viviste a tope, como los protagonistas de la obra? Porque tú eras de esa edad, ¿no?

Javier Navares: El personaje de Josito que tiene 19 años en el año 93, era casi los que tenía en ese tiempo, yo que tenía 20 años, entonces claro…, no es que me identifique con el personaje, ni mucho menos, pero hay muchas cosas que le pasan al personaje que me pasaban a mí, como el que me diera arcadas el Cola Cao, porque los grumos se me colaban por la garganta. Entonces, hay tantas anécdotas en ese sentido que todos hemos tenido y que nos hacen sentir de una forma especial, porque decíamos, “Es que eso nos ha pasado”. Y también que creía que era lo interesante a la hora de hacer todo esto, tanto es así que el protagonista tiene la misma edad que tenía yo en el año 93, entonces hay muchas cosas que tenemos en común y claro, ésa fue mi época dorada.

La verdad es que yo no era muy del rollo tecno-electrónico-bakala, pero la primera vez que vinieron a mis oídos las canciones del setlist que Nano había seleccionado me sonaban todas, las conocía todas, no sabía de qué título se trataba pero conocía todas y ése es un poco el motivo del espectáculo; hacer  un ejercicio de nostalgia, ir de la mano de las canciones para erizarnos la piel. 

Roxana Esteve: ¿Cómo sale esa genialidad de los bailarines o “seres de la noche”?  Parece que cuando uno cree que todo está inventado, te sientas a ver ‘The Rhythm of the night’ y dices, ¿Esto, de dónde ha salido?

Javier Navares: Esto surgió de la necesidad, no lo tenía planteado en mi guion. Yo tenía un problema; es que yo había pedido a 8 bailarines, luego se quedó en 6, y al final en 4. Y yo decía, ¿Cómo hago yo con 4 bailarines para poder mover los elementos que hay en escena? Porque tenía muy claro que los pocos elementos que tenemos quería que fueran integrados dentro de la gente de la compañía, y pensé, “Pues voy a introducir a los seres de negro y a vestir a toda la compañía de seres de negro para crear esa confusión, y que el público no sepa hasta los saludos cuantos han intervenido en la función”. Y eso es lo que pasa un poco, y como van todos de negro y tengo un elenco fabuloso, que no solo interpreta sino que también baila y canta, aunque aquí no lo hacen, pero también son extraordinarios cantando. Y entonces, de la necesidad se generó esta idea que creo que ha funcionado muy bien, porque son como los moscones que hemos tenido siempre revoloteando, como ese diablillo malo que te dice al oído lo que no debes hacer, pero que acabas haciendo. Y luego quise al final que todo lo que ha sido negro se convierta en blanco, que era la moraleja que Nano, desde el principio, quería introducir; que no hay que relacionar la fiesta con el alcohol, el consumo, ni lo pernicioso que hemos tenido atrás. Se puede disfrutar de la música sin necesidad de ponerse hasta las cejas y esto es lo que resume un poco todo esto. Y eso es lo que encarnan los seres de blanco, que son los que toman las buenas decisiones. Creo que es un poco raro explicar esto sin verlo, por lo que creo que lo mejor es venir a verlo. 

Roxana Esteve: ¡Sin duda! Javier! ¡Están tan bien plasmados los años 90! Has conseguido con tu libreto y tu dirección transportarnos a esa década con acierto, con moraleja y con mucha verdad, porque, ¿Cuánta gente hemos perdido en aquella movida? Y fíjate, yo tenía a Sofía Cristo detrás y cuando la protagonista dice, “No hace falta ‘ponerse hasta las narices’ para disfrutar…” la que inició el aplauso fue ella.

Javier Navares: Yo hablé con ella después y me dio las gracias por el texto, me dijo, “Me he sentido identificada y me ha puesto la piel de gallina. ¡Es un mensaje precioso!” Ella está ahora haciendo tanto en favor de todo esto, hace completar el objetivo de tanta gente que ha pasado por momentos difíciles, y ahora está haciendo que otros puedan salir de ello.

Roxana Esteve: Háblanos del vestuario…

Javier Navares: Mira, Nano es un gran iconoclasta y seguidor de la cultura pop de los 90 y de toda la estética en general de esa época. Si ves su casa… Es un autentico museo, no he visto sus armarios, pero me los puedo imaginar por los looks con los que sale en las fotos que va publicando, y si ves la parte de abajo, ¡alucinas! Porque tiene una de las más grandes colecciones de deportivas. Es un coleccionista, tiene un montón de juegos de los 90’: de Atari, de consolas de Nintendo y cosas de estas, y el tío es un gran enamorado de esa época, y de la moda de esa época. Él tenía muy claro que tenía que ser una representación fiel de los modelos que se llevaban del 93 al 95, que es el tiempo donde transcurre esta obra, y creo que ha acertado perfectamente. Fue maravilloso ver cómo en la primera función que estaba lleno de seguidores de Nano, y cuando salieron los personajes con esos plumas de Pedro Gómez, el público arrancó con una ovación. Es la primera vez que veo que aplaudan a un vestuario, y es lo que al final queremos ser, ¡vendedores de emoción! 

Roxana Esteve: ¡Oooh! Ver a Fidodido de nuevo…

Javier Navares: Las camisetas de Fidodido, los Pedro Gómez, esos vaqueros lavados a la piedra, esas gafas de bakala, los cinturones… Todos esos elementos icónicos de la época, yo creo que le dan un toque de veracidad a la acción y que Nano entendió que así fuera. Fue un acierto, evidentemente, porque fue otro plus más para viajar y volar en el tiempo. 

Roxana Esteve: Otra genialidad fueron las carras que imitan a los altavoces, que se convierten en un decorado original y maravilloso… 

Javier Navares: Ésa es otra cosa nacida de la necesidad. En este caso, la necesidad era no tener mucho espacio de almacenaje en el teatro. Date cuenta de que nosotros compartimos en el mismo teatro con ‘We Will Rock You’, el musical, y ese encargo de la escenografía se les hizo a David Pizarro y a Rober del Campo, tanto la escenografía como el atrezo, porque ellos también fueron los escenógrafos de ‘We Will Rock You’. A mí me tienen enamorado desde hace mucho tiempo, y ya que ellos conocían el espacio de ‘We Will Rock You’, pues que hicieran una escenografía que fuera fácil de almacenar, compatible, sencilla, efectiva y muy versátil, que era lo que yo quería. Y es lo que han conseguido que con una especie de altavoz podemos conseguir que sea una cama de un hospital, un coche, que sea la mesa de una cocina, un banco de un parque… ¡Me parece tan maravilloso! Porque tenemos en realidad tres elementos: la cabina de DJ, estos ocho módulos que movemos, y el gran corpóreo que tenemos arriba con la leyenda, ¡no hay nada más! Son unas interpretaciones maravillosas, como decía un maestro mío, “El teatro es tan sencillo como dos actores, cuatro tablas y una pasión”. Poco más se necesita, y con eso conseguimos trasladar esa emoción al patio de butacas y con una muy buena producción que se debe a la mano de Cristina Sánchez y cía, y al apoyo y aporte de Fluge. Es un trabajo en equipo y, sin esa estructura, nosotros no seríamos nada, y sin ese diseño de luces o ese diseño de sonido de Rafa Lobo, pues tampoco habríamos llegado a donde estamos, y con esas coreografías de Elena Menéndez… Es un equipo que se ha juntado de mucho talento. 

Roxana Esteve: Te van a salir muchas cosas, ¡lo sé!

Javier Navares: Está surgiendo el interés de algunas productoras para escribir algunas historias a raíz de ver el show. Es el mejor escaparate que podemos tener. Yo me sentí tan satisfecho el día del estreno, tenía tanta fe en lo que habíamos hecho, que sabía que iba a funcionar. Pero ya sabes que hasta el último momento es muy difícil de saber; hasta que el público no emite su veredicto en forma de risa o silencio es muy difícil saber si una comedia funciona. Cuando empezó la primera risa, donde yo había previsto que entrara, y la segunda y la tercera…, me dije, “¡Bien, creo que vamos por buen camino!” Luego ya es afinar la función, pero ya estaba perfecta y curiosamente, bastante fiel a lo que yo había soñado y había imaginado. Puedo decir que mi sueño se ha hecho realidad con la reacción del público cada viernes. 

Roxana Esteve: ¿Nos prometes que nos darás la exclusiva de los proyectos que te vayan llegando?

Javier Navares: ¡Ojala sea pronto! Pero creo que algo vendrá. De momento, la mejor noticia es que estamos llenando cada viernes, es una función a la semana, pero hay que meter 1300 personas, y hay que llenarlo, que no es nada fácil y para nosotros está siendo un éxito. Yo estoy muriendo de felicidad cada viernes noche y contar con un plantel como el que tengo, un soporte como el que tenemos o la magia que trae Nano cada vez que viene, porque que es un tío con una fuerza, una magia, una energía y un control de las energías del público, que yo alucino. Yo pensaba que un DJ sólo tenía que poner discos y resulta que no, es mucho más; es tener una sensibilidad especial para saber dónde está la energía en cada momento en el público, para saber lo que demanda y ponérselo inmediatamente, y hacer una mezcla perfecta. Es muy complejo y Nano es el maestro de eso. 

Roxana Esteve: La gente que esté fuera de Madrid, ¿va a poder verlo?

Javier Navares: Nuestra idea es sacarlo de gira, porque además hay zonas como Levante o Barcelona donde puede funcionar muy bien, lo que era la ruta del bakalao, entonces… ¡Iremos! No sé cuándo, porque queda mucho Madrid por explotar y convencer. Está funcionando muy bien el boca a boca y eso lo percibes en cada función; cada vez se agotan antes las entradas.

Roxana Esteve: La sorpresa que tuvimos el día del estreno, ¿ocurre todos los viernes?

Javier Navares: Todos no, desafortunadamente para nosotros no. Lo que ocurrió el viernes del estreno es que apareció Nano para pinchar con unos amigos DJ, fue es una reunión difícil de repetir… Nano viene cuando su agenda lo permite, hemos tenido DJ,s invitados, como Jesús Felipe y otros, pero de cualquier manera eso es una propina, nuestro objetivo es que la gente se vaya encantada con la función, y luego la propinilla está muy bien para que la gente no se vaya con la sensación de que no ha bailado, porque si algo tiene ‘The Rhythm of the night’ es que es un homenaje al baile, y la gente puede tener la ocasión de levantarse y votar como tú fuiste testigo, que es una parte fundamental de este espectáculo, y una vez que marcas las pautas la gente enloquece. Cuando de pronto suena la ‘chicharra’ que tiene que sonar para darles permiso para que puedan votar y divertirse, la gente salta como con un resorte. 

Roxana Esteve: Tenemos muchas ganas de diversión. Además, esta obra llega en un momento maravilloso. 

Javier Navares: ¡Sí! Ten en cuenta que empezamos el 18 de febrero y fue el 20 de abril cuando terminó el tema de las mascarillas dentro del teatro. Es decir, dos meses más tarde, hemos tenido tiempo suficiente para rodarla. Y no sabes cómo fue aquella primera función sin mascarillas en la que, por ejemplo, algo tan absurdo como silbar ya se podía hacer, que con mascarilla era imposible. Y hay algo en ver la sonrisa del público, que nos hace a nosotros crecer como artistas; se escuchan mejor las risas, porque no solo no atravesaban las mascarillas si no que ahora salen del corazón. Nos ha venido coyunturalmente muy bien, ¡la verdad!

Roxana Esteve: Si no fueras actor, dramaturgo, director etc.…

Javier Navares: ¡Cocinero! Me encanta la cocina. Creo que lo hago bastante bien y al final es ser artista y, de hecho, no desisto en el futuro.

Roxana Esteve: ¡Gracias Javier! ¡Te quiero y te admiro!

Javier Navares: Y yo a ti, Roxana. Te mando un besazo muy grande, y gracias a Bekultura, dando soporte y todo su apoyo a nuestro trabajo. Y siempre es un placer hablar contigo.

Datos de interés:

Ubicación: Gran Teatro CaixaBank Príncipe Pío

Dirección: Cta. de San Vicente, 44, 28008 Madrid

Fecha y horario: Desde el 18 de febrero, los viernes a las 23:30h

Duración: 2 horas y media

Instagram: @javier_navares

Twitter: @javier_navares

Imagen de @nelsonparapersonal 

Más información y venta de entradas

¿Te ha gustado? Compártelo en tus redes sociales
Facebook
WhatsApp
Twitter
LinkedIn
Telegram
roxana-esteve
Cantante lírica, actriz, dramaturga y RRPP de teatro. Debuté a los 14 años en Zarzuela, siendo la tiple cómica más joven de España, realizando mi carrera lírica con las principales compañías del país. Pasé al teatro clásico, perteneciendo durante quince años a la Cía. Titular del Teatro Español a las órdenes de Gustavo Pérez Puig y Mara Recatero. Comencé en el mundo de la dramaturgia con las obras “Aventuras en el jurásico”, “Los alumnos de Merlín” y “Vecinas”, Actualmente acabo de terminar mi primera novela “Dos mujeres sí pueden ser amigas”.

¡No te pierdas ni una sola noticia!

Inscríbete a nuestra newsletter y canal de Telegram para estar al día de todas las novedades
Otros artículos relacionados

Lidia San José, entre México y España

César Camino: “El teatro me ha abducido en los últimos años”

Paco Arrojo, nuevo y flamante Sha en ‘El Médico’

Suscríbete a la newsletter

¿Quieres estar al día de todas las novedades culturales? Con beKultura es posible, ¡suscríbete!

¡No te pierdas ni una sola noticia!

Inscríbete a nuestra newsletter y canal de Telegram para estar al día de todas las novedades