Exclusiva de la gran Baayork Lee, una leyenda de Broadway

roxana-esteve

“Desde Yul Brynner a Antonio Banderas”

Entrevista realizada en la sala circular de reuniones de la primera planta del Teatro Calderón de Madrid el 15 de octubre de 2021. Conocer a esta mujer entrañable de ochenta años que es una leyenda viva de Broadway, ha sido uno de los encuentros más hermosos que una persona de la profesión podría soñar.

Baayoork Lee encargada en la reposición de la dirección y coreografías originales de todos los espectáculos del musical A Chorus Line. El personaje de Chorus, Connie Woong se basó en gran parte en su vida.

Hemos quedado a las 14:00 horas en el teatro Calderón de Madrid. La veo llegar por la esquina de la calle Doctor Cortezo va vestida con ropa deportiva cómo ensayan las bailarinas (mayas negras, sudadera oscura y deportivas) Siempre lleva una sonrisa de luz dibujada tanto en su rostro, como en sus ojos. La bella y estupenda actriz, y bailarina Marcela Nava será nuestra intérprete.

Acabamos de sentarnos en una mesa redonda y Baayork, comienza a relatar su experiencia como coreógrafa durante años en varias producciones para la Ópera Nacional de Washington en el Kennedy Center… (enciendo mi grabador, nerviosa, no quiero perder ni una sola palabra de tan importante artista)

Baayork: Nadie sabe de mi carrera operística, pero estuve coreografiando durante 18 años, en la ópera, junto con Placido Domingo y José Carreras, hay mucho en mi currículo que la gente desconoce.

Roxana Esteve: Vd.nació en el barrio chino de la ciudad de Nueva York, de madre india y padre chino. Comenzó a bailar a una edad temprana y debutó en Broadway como la princesa Ying Yawolak en la producción original del musical El rey y yo de 1951.Yul Brynner el rey original, fue como un segundo padre¿Podría contarnos que recuerda de aquellos inicios?

Baayork: Cuando yo tenía 5 años, estrené El rey y yo, tres años después se me quedó pequeño el vestuario y me despidieron junto a dos niñas más, que también habían crecido. Fue muy traumático para mí, lloré mucho porque amo el teatro, las lámparas de araña, la alfombra roja; mi madre tenía tres hijos yo volvía del cole a las tres de la tarde, y estaba la primera en el teatro. El encargado del teatro me llevaba cogida de la mano para chequear todo el teatro.

Tiempo después antes de echarnos de la compañía, nos preguntaron a las tres niñas que queríamos hacer, una dijo que quería ser pianista, otra actriz y yo quería ser bailarina porque solía admirar a todas las bailarinas.

Antes de irme de El rey y yo, Yul Brynner me regalo, que todavía lo tengo, un elefante blanco porque en Tailandia el elefante blanco es especial. Ellos tienen festivales de elefantes blancos y si tu encuentras un elefante blanco tienes una enorme suerte, así que me dio un broche con un elefante con tres cabezas, me dijo “Esto es para ti, para que mires a la izquierda, a la derecha y al frente, nunca mires hacia atrás”. Él me dio ese elefante, me dio el regalo más importante, así que a través de los años siempre he olvidado lo que he hecho en el pasado, siempre me ha gustado más el siguiente trabajo, así que después de estrenar A Chorus Line, nunca más pensé en El rey y yo, porque era muy emocionante para mí.

El gran Jerome Robbins era el coreógrafo de El rey y yo, y un día mientras sus bailarines estaban calentando me dijeron que eran del ballet de Nueva York y tenían otro grupo; el Martha Graham Dance Company. Ese es el grupo de mi asistente Cassie, la chica que me acompañaba y conociste ayer, que su abuela, Yuriko Kikuchi fue la “Liza” del original Rey y yo, y yo la veía todas las noches, y me decía a mi misma “quiero bailar como ella”.

Lo que más me intrigaba era el calentamiento del ballet, así que me ayudaron a entrar en la escuela de ballet de New York City Ballet. Con ocho años empecé a estudiar allí, pero te cuento, años después, unos amigos me preguntaron ¿Por qué no vienes a El rey y yo, y ves a los bailarines? Me dijeron que tenían las entradas y que yo debería ir, pero yo les dije: ¡¡No, no!! y ellos me dijeron: ¡Por favor, ven! Y así por fin, me convencieron y mientras esperaban fuera, me invitaron al back stage y cerca estaba el camerino de Yul Brynner, el que fue como mi padre por tres años, todos los días.

Los compañeros me animaron ¿Por qué no vienes y le tocas a la puerta? ¡No, no debo! Les contesté, pero…, me empujaron, así que toqué en la puerta de su camerino, se abrió la puerta y Yul Brynner estaba allí, y me dijo: ¡Baayork, he estado esperando que vinieras todos estos años, he visto todos tus shows, todo lo que has estado haciendo, he seguido toda tu carrera de baile! ¡Oh Dios mío, yo no lo podía creer! También me dijo ¡Sé que estas dirigiendo a Chorus Line, y ahora quiero que vuelvas y aprendas El rey y yo, porque quiero que lo dirijas conmigo, me voy a Londres, y te voy a traer aquí conmigo para que te aprendas el show!

(Baayork mantenía una conversación distendida y cordial, protegía sus sentimientos hasta ese momento, pero cuándo reveló el total de la historia exponiéndola con pasión, con una intensa comunicación emocional, provocó en Marcela y en mí ese contagio emocional, y nuestros ojos vidriosos se inundaron de lágrimas) (Baayork nos confiesa que esa historia que nos ababa de contar no la ha contado nunca, siempre en sus entrevistas habla de su carrera desde A Chorus Line).

R.E: ¿Y cómo acabó todo?

Baayork: …Así que, me fui a Londres dos meses, vi el show todas las noches y él me daba todas las anotaciones, hablamos de ellas y el por qué, desde nuestro punto de vista. Él quería que yo dirigiera el baile y a él en la producción, y todos los fines de semana yo iba en su avión privado a Francia, y trabajábamos en su gran e increíble estudio. Un día le pregunté: ¿Dónde está tu premio de la academia? ¡Era increíble, el Premio Oscar (por el filme El rey y yo de 1956 al mejor actor) estaba sosteniendo la puerta del baño!

Lo más gracioso es que Susan Kikuchi, la madre de mi asistente Cassie, tomó el papel protagonista que hacia su madre y después hizo la coreografía que había hecho anteriormente su abuela Yuriko Kikuchi. Esa familia y yo hemos estado juntas siempre, la madre de Cassie y yo somos muy amigas, así que la historia sigue.

Me salió la oportunidad de dirigir el rey y yo, y me fui a Chinatown cerca de una escuela e hice una audición a catorce niños y lo representamos durante un año por todo EEUU; Susan Kikuchi llevaba la coreografía, y yo la dirección. Esa dirección la hice pensando en todas las cosas que el Rey (Yul Brynner) me había dicho, y así se cerró el circulo con El rey y yo.

R.E: Baayork, en 1974 hizo la audición con varios compañeros para un nuevo musical donde quedó todo grabado, y de esas grabaciones se creó A Chorus Line ¿Cuándo se dio Vd cuenta, que gracias a ese día tan importante de 1974 se iba a convertir en inmortal?

Baayork: (Suelta una pedorreta) ¡Nunca, nunca, ni lo soñé!, estaba tan nerviosa de hablar en el escenario…  porque Marvin Hamlisch había escrito una canción para mí y no podía encontrar la nota y pensé ¿no podía contratar a otra? Estaba muy nerviosa, no podía ni pensar si el show iba a ser un éxito, o iba a quebrar; solamente temblaba de los nervios de abrir la boca.

Lo más maravilloso para mí fue tomar las notas, hacer la biblia, organizaciones, coreografías, direcciones, hacer todo. Yo me sentía más feliz haciendo todo eso que estando en el escenario. Y Michael vio eso; amo ensayar y limpiar las coreografías, que vayan impecables, amamos el show para que este perfecto, para que todos los brazos sean exactos, vayan idénticos y esto es lo que hace que este show sea diferente a todos los demás. El público no sabe lo que está viendo, solo ven que es bonito, pero no ven el esfuerzo y trabajo que hay detrás.

R.E: Baayork, usted alcanzó su altura total de 1’47 cm y su sueño de convertirse en bailarina se frustró considerándola en la profesión demasiado pequeña. Pero la vida y conocer a Michael Bennett (un conocido director y coreógrafo) premiaron su merecido talento. Todas esas personas que no la quisieron por su estatura, ahora que Vd. es una de las más grandes figuras que hay en esta profesión, ¿cuántos le han pedido perdón?

Baayork: ¡Nadie, no! En esos momentos en los 70 o 80, había un estándar, tenías que poder ser capaz de bailar con un chico, más o menos las estaturas iguales, y yo era muy pequeña. Bennett fue el primero que dijo quiero gordos, altísimos, pequeños, delgados, negros, asiáticos… Él fue el primero que apostó por nosotros.

R.E: Su madre es india y su padre es chino, de ahí han salido esos rasgos tan bellos de Baayork. Todos los compañeros de profesión con los que he hablado ninguno dice haberla visto a Vd. seria, que siempre lleva una sonrisa.

Bayoork: (Se ríe) Sí, tengo una sonrisa porque tengo la pasión por mi trabajo; primero por el teatro, luego la pasión por A Chorus Line. Soy coautora de A Chorus Line, elegida por todos mis compañeros de la compañía original, y después de tres años junté a la compañía, y les dije que ya no iba a actuar más, que Michael Bennett me había pedido que cuidara de todas las diferentes compañías que teníamos en Londres, Australia, NY, Los Ángeles, y Chicago, ¡cinco compañías! Me pidió por favor, que todas las semanas o cada dos semanas fuera recorriendo todas las compañías a revisar los espectáculos. Prometí a mis colegas y compañeros que los honraría, y que lo que dieran en los diferentes espectáculos que se hicieran por el mundo serían fieles a la historia., cuidando que sus historias fueran contadas con ese honor.  Los diferentes intérpretes tienen que amar lo que están haciendo, llenarse su cuerpo de poder.

Michael Bennett hizo este show porque nos amaba, nos quería hacer mejores. hago lo que Mikel quería para cada rool, así que, lo primero que él me dijo es “Baayork, tómate todo el tiempo que necesites en las audiciones, porque si alguno que elijas no está bien, quitará el balance del show”.

R.E: Cuando A Chorus Line se estrenó a España en 1985, tuvieron que abrir el telón con los componentes de la compañía americana pues no encontraron a actores y bailarines españoles, que estuvieran preparados ¿La compañía española actual, está preparada para la fuerza y la categoría que necesita A Chorus Line?

Baayork: Efectivamente en el año 85 no había tanta preparación, pero ahora sí absolutamente la hay, la compañía es muy buena. Tengo que decirle que incluso a veces, hay que frenarles porque les sobra pasión.

R.E: Hay muchas personas que ven este musical y no lo entienden porque no saben el esfuerzo de esta profesión, deseo que el espectador piense no solo en el esfuerzo de un bailarín sino también que hay que hacer entrevistas de trabajo para un banco o una oficina, porque este musical para mi es el primer “reality show” de la historia.

Baayork: Sí absolutamente es un “reality show”, porque esto ha nacido de todos ellos, hablamos lo que dijimos en la grabación y pusieron igual nuestras palabras en el show, nuestra historia.

R.E: No es un musical al uso, la magia que tiene este show es diferente…

Baayork: Sí y me parece interesante pues Antonio dijo que esto es una historia contada por personajes reales, ellos no se dan cuenta que es una historia que son de gente real.

R.E: ¿Cuál es el secreto para tener 80 años y parecer una cría?

Baayork:  Porque nunca he crecido, siempre me quedé como una niña, siempre he soñado, siempre persiguiendo por la siguiente cosa, tengo 25 niños en chinatown mi academia de Nueva York, todo de gente asiática, y cantan y bailan, siempre gritando, y estos niños me hacen joven.

R.E: ¡Es un lujo hablar con usted! ¿Ha escrito su historia?

Baayork:  Sí “On the line”, lo escribí con quien era “Bobby”, Thomas J. Walsh y Robert Viagas pero es un libro que habla de todos los de la línea de A Chorus Line. Se publicó en 1990.  

R.E: Pero, ¿cuándo escribirá el libro de su vida?

Baayork: Tengo mucho que hacer todavía antes de escribir ese libro. Tengo que dejar el legado a las compañías para que lo enseñen, es la única manera de que este show vaya a vivir a través de la gente que lo ira pasando, si no morirá., cualquier coreógrafo va a querer hacer cambios, pero eso no será A Chorus Line, el que nosotros creamos. Es importante que todo el conocimiento que tengo en mi cuerpo y en mi mente, pueda darlo para la superación. Después de años de A Chorus Line he llamado a toda la Compañía original y he dicho que tiene que ver el show, coger todos los dibujos, apuntes y todo lo necesario para que dirijan este show, aprendan la coreografía y hagan su propia biblia porque es muy fácil darles la biblia, pero si cada uno de ellos lo hacen, siempre será más difícil de olvidar.

R.E: ¿Dónde se grabó esa noche mágica de 1974?

Baayork: En el lado Este de Nueva York. Se grabó solo en audio, 17 horas de grabación.

R.E: ¿Qué tal ha sido trabajar con Antonio Banderas?

Baayork: ¡Fantástico!  Él solo vio el show, no lo conocía, es un actor fantástico además de director, se quedó en silencio y lo escucho todo, absorbió cada palabra. En las audiciones solo observaba, escuchando las historias que yo le decía. Un día me dijo “no te preocupes, sé lo que quieres”, y cuando fui, él ya sabía lo que yo quería, ¡entendió el show perfectamente!

R.E:  Es cofundadora de NAAP Proyecto Nacional de Artistas Asiáticos, sin ánimo de lucro

Baayork: Sí,hace diez años que tengo esta compañía, cuando dirigí El rey y yo que lo dirigí y la madre de Cassie lo coreografió; fue algo maravilloso tomaron catorce niños de mi escuela de Chinatown, hicieron un tour por un año, ahora ya están todos en la universidad no están en el teatro, pero les di la oportunidad de ir a cada zoológico por todo Estados Unidos, nunca van a olvidar aquel viaje y experiencia. Cuando acabó esto dije ¿Dónde van a ir todos estos niños hermosos a bailar? Y dijeron pues tenemos que esperar en papeles asiáticos en Miss Saigón o en El Rey y yo, así que tenemos que hacer algo. Yo pensaba con mis dos asistentes, ¡vamos a hacer algo! no sabíamos cómo formar una compañía, solo teníamos la pasión.

¿Por qué no hacemos Oklahoma, Hello Dolly…, todos estos shows que no son asiáticos?  En Japón, en Corea y en todo el mundo lo hacen, ¿por qué no podemos hacerlo nosotros?  Así que empecé con Oklahoma, Hello Dolly, y Cenicienta. No teníamos mucho dinero, alquilé el teatro, podía rentar el vestuario, pero sin escenografía, y la gente decía ¡vamos a ver Oklahoma con asiáticos!, cantan hermoso, tenemos un coro de 50 personas. Quiero dar oportunidades a todas las personas asiáticas.

R.E: ¿Le ha tratado bien España?

Baayork: ¡Oh, sí!, Además que buena la paella y la tortilla de patata (se ríe y a la vez, sus menudas manos se entrelazan con las mías con energía y fuerza).

 R.E: ¡¡¡Eternamente agradecida maestra, con su entrevista!!! 

Baayork: ¡Igualmente! Ha sido un honor y me he encontrado tan a gusto que he contado cosas de mi vida que nunca cuento. Yo siempre en las entrevistas hablo de mi vida a partir de A Chorus Line.

Desde Bekultura, y en mi nombre queremos agradecer a Baayork Lee su gran exclusiva. Tengo en mi poder un audio que el día de mañana valdrá oro, al igual que las famosas grabaciones de Michael Bennett. Y doy mil gracias a Marcela Nava que además de ser una maravillosa profesional y persona, es una excelente intérprete.

¿Te ha gustado? Compártelo en tus redes sociales
Facebook
WhatsApp
Twitter
LinkedIn
Telegram
roxana-esteve
Cantante lírica, actriz, dramaturga y RRPP de teatro. Debuté a los 14 años en Zarzuela, siendo la tiple cómica más joven de España, realizando mi carrera lírica con las principales compañías del país. Pasé al teatro clásico, perteneciendo durante quince años a la Cía. Titular del Teatro Español a las órdenes de Gustavo Pérez Puig y Mara Recatero. Comencé en el mundo de la dramaturgia con las obras “Aventuras en el jurásico”, “Los alumnos de Merlín” y “Vecinas”, Actualmente acabo de terminar mi primera novela “Dos mujeres sí pueden ser amigas”.

¡No te pierdas ni una sola noticia!

Inscríbete a nuestra newsletter y canal de Telegram para estar al día de todas las novedades
Otros artículos relacionados

Lidia San José, entre México y España

César Camino: “El teatro me ha abducido en los últimos años”

Paco Arrojo, nuevo y flamante Sha en ‘El Médico’

Suscríbete a la newsletter

¿Quieres estar al día de todas las novedades culturales? Con beKultura es posible, ¡suscríbete!

¡No te pierdas ni una sola noticia!

Inscríbete a nuestra newsletter y canal de Telegram para estar al día de todas las novedades