Enrique Cornejo, histórico y vigente empresario teatral

“He recibido del teatro mucho más de lo que le he entregado”

Es un gran hombre que ama profunda y vocacionalmente lo que ya inició cuando cumplió los 20 años, su mundo, el teatro. Dice que “para ejercer algo para los demás, uno tiene que creer en lo que está haciendo y, sobre todo, amarlo”.

Cuando ve un espectáculo suyo no puede dejar de pensar, lleno de orgullo, “eso está ahí por mí”.

Desde que salió de su Valladolid, siendo un chaval, no sabe lo que son las vacaciones.

Ha conocido y tratado a un sinfín de personalidades, pero recuerda con especial cariño a Juan Pablo II, la madre Teresa, Dalí y Picasso.

Tiene más de 400 obras producidas y a sus 80 años, ni se plantea la retirada. “Los 80 es una cifra maravillosa cuando el destino te permite estar vigente e ilusionado con nuevos proyectos”.

Actualmente su empresa, Iniciativas Teatrales, lleva la gestión y explotación del Teatro Zorrilla de Valladolid, el Muñoz Seca en Madrid y el Batel en Cartagena.

Es un caballero de los pies a la cabeza y aprovecha cada ocasión para demostrarlo. Un café o una charla con él son momentos para el recuerdo.

Hablamos con Don Enrique Cornejo.

Alberto Vázquez: ¿De dónde le viene esa pasión por el teatro?

Enrique Cornejo: Pienso que por ser de Valladolid. ¿Por qué? Porque Valladolid siempre ha sido una ciudad muy culta y en mi época, hace ya más de 60 años, la cultura era muy profunda en todas sus expresiones y el teatro un hito permanente entre la ciudadanía. El teatro caló en mí desde muy joven y ya nunca ha abandonado mi persona. Es mi pasión.

Alberto Vázquez: ¿Cuál es ese momento en el que dices “soy en un empresario teatral”?

Enrique Cornejo: Con 20 años cree mi propia compañía. Era una compañía itinerante con carpa. De ahí en adelante, abrí 13 teatros, los transformé, aperturé, y así hasta el día de hoy en que dirijo distintos espacios. Sigo vinculado a todo lo que es iniciar el camino, para que muchos se diviertan y lo pasen bien que, al fin y al cabo, es la finalidad de cualquier empresario teatral.

Alberto Vázquez: ¿Cuáles han sido tu mejor y tu peor momento como empresario?

Enrique Cornejo: He tenido muchos momentos álgidos en mi carrera, con grandes éxitos y, paralelamente, muchos fracasos. Y también amarguras y decepciones. Todo esto forma parte del empresario. No siempre se acierta. El mejor momento es aquel en el que uno obtiene un éxito para los demás y para sí mismo. El peor es vivir la amargura de que un trabajo de equipo y una inversión fuerte no cale en los espectadores. Es nuestra vida, vivimos de triunfos y de fracasos.

Alberto Vázquez: ¿Has descubierto estrellas?

Enrique Cornejo: Bueno, he tenido la satisfacción de haber sido el vehículo que ha hecho posible el triunfo de diversas estrellas actuales. Yo no doy su nombre, si ellas quisieran hacerlo se lo agradecería. Algunas sí señalan que sus comienzos fueron a mi lado y gracias a mi confianza. Pero lo que hice fue ser el vehículo para que ellas mostraran su talento y su buena fe, si a eso se le llama descubrir pues, entonces sí, he descubierto estrellas.

Alberto Vázquez: ¿Qué es ser empresario “de paredes”?

Enrique Cornejo: De toda la vida se nos llama así a los que lo somos de locales dedicados exclusivamente a la representación teatral y empresarios de compañía a los que somos productores. Las paredes son el habitáculo donde las compañías desarrollan su trabajo.

Alberto Vázquez: Hay muchos que dicen que el teatro español no sería lo mismo sin Enrique Cornejo.

Enrique Cornejo: Eso solo lo pueden decir los grandes amigos, sinceramente. O algún familiar que me quiere bien. El teatro continuará sin Enrique Cornejo, como lo ha hecho desde hace miles de años. He recibido del teatro tanto más de lo que le he entregado. Yo le he dado mi ilusión, mi entusiasmo, mi buen hacer… y el teatro me ha dado una compensación espiritual impagable.

Alberto Vázquez: ¿Cuál es tu visión de la cultura y el teatro en este momento?

Enrique Cornejo: Te contestaría con una pregunta ¿Cómo se ve a la sociedad? Porque la sociedad es un fiel reflejo de todo lo demás. La cultura sigue avanzando y con nuevas formas. Hay nuevas formas de expresión escénica, nuevos creadores, pero en su raíz, el teatro es la palabra y el gesto, si no se logra escribir algo interesante que transmitan los actores atravesando esa invisible cuarta pared, no hay teatro.

También te digo que en los políticos está el cuidado de la historia de un pueblo y de la transmisión de su cultura.

Alberto Vázquez: ¿El mejor consejo que te dieron y el mejor que podrías dar?

Enrique Cornejo: Que todos debemos cuidar nuestro teatro a través de los tiempos, que así ha sido y así debe ser. Pero, más que consejos, lo que me gusta dar es orientación. En lo personal, pocas veces he puesto en práctica los que me dieron, porque siempre he sido un hombre más bien intuitivo, y me han guiado mis creencias en lo que he hecho.

¿Te ha gustado? Compártelo en tus redes sociales
Facebook
WhatsApp
Twitter
LinkedIn
Telegram
Actor, cantante y ocasionalmente escritor. He desarrollado una amplísima carrera en la televisión, el cine, y sobre todo en el teatro musical participando en producciones como ‘Mamma Mía’,  ‘Antoine’, ‘Amar en tiempos revueltos’ o ‘Cuéntame cómo pasó’. Actualmente actuando en el musical ‘El Médico’.

¡No te pierdas ni una sola noticia!

Inscríbete a nuestra newsletter y canal de Telegram para estar al día de todas las novedades
Otros artículos relacionados

Maria Adamuz reabre el Albéniz con Company junto a Antonio Banderas

Carolina Román estrena su nueva obra, Amaeru

Suscríbete a la newsletter

¿Quieres estar al día de todas las novedades culturales? Con beKultura es posible, ¡suscríbete!

¡No te pierdas ni una sola noticia!

Inscríbete a nuestra newsletter y canal de Telegram para estar al día de todas las novedades