Ángel Garó, pasado, presente y futuro

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on telegram

“Este país es una madrastra para sus grandes artistas, yo lo intuí y no me equivoqué en absoluto”.

Ángel Garó es uno de los grandes artistas que ha dado este país. Después de un inconmensurable éxito en la televisión española desde uno de los programas más míticos de su historia, se dedicó al teatro, su auténtica pasión, y después, lentamente desapareció de la mirada de ese gran público que le había adorado hasta el hartazgo. Vive casi recluido en su preciosa Málaga adoptada y, desde allí, no para de generar y crear como todo artista de su calibre hace. Con mayor o menor suerte, mayor o menor proyección, él es único y lo seguirá siendo en todo lo que haga. Cómo público, deseo que pronto recupere un lugar desde poder seguir admirándole y es para mí un honor que me haya dedicado este rato para hablar de la vida, del trabajo, del pasado, del presente y del futuro.

Uno está cansado de ver artistas, formas de hacer y de ser. Para bien o para mal, vivimos en un mundo donde todo llega a tus manos y a tus ojos. Han pasado más de 30 años desde que vi por primera vez a ‘Juan de la Cosa’ saliendo detrás de un biombo vestido de negro, con una sonrisa pícara y electrizante en un programa que se llamaba ‘Un, dos, tres’ y que aún así seguimos recordando. Semana tras semana, me sentaba ante la pantalla esperando únicamente que aquel artista único, diferente, tan distinto, saliera de detrás del biombo a sorprendernos una y otra vez con casi nada, o con todo.

30 años después sigo sin olvidarle y muchas de sus frases y de sus momentos legendarios parecen haber ocurrido ayer. La vida y el destino me regalaron su presencia y su amistad y hace poco su reencuentro. Lleno de alegría y de preguntas no pude dejar de proponerle hacer esta entrevista y le agradezco infinitamente que siga siendo un señor de los pies a la cabeza. Un artista único con todo lo que eso significa. Más allá de los tiempos y de las modas. Os dejo para vuestro regocijo las confesiones de este grandísimo y eterno Ángel Garó.

Alberto Vázquez: ¿Qué recuerdos tienes en la distancia de aquel estudiante de Cristina Rota?

Ángel Garó: Yo conocí a Cristina Rota junto a Mia Patterson, la inolvidable otra ‘Evita’ , y ella fue quién la invitó a verme en el Berlín cabaret. Recuerdo que Cristina me dijo “no tienes techo”. Y me becó para estudiar en su escuela, junto a una principiante Penélope Cruz, y aquello me dió la vida, porque mi economía era bastante escasa. Pero aquello duraría muy poco tiempo porque enseguida me convertí en un personaje famoso y ella en mi Coach. Nunca olvidaré su gratitud y su confianza. Sigo emocionándome.

Alberto Vázquez: Y sí tal como dices de la noche a la mañana te conviertes en una de las personas más famosas de este país…

Ángel Garó: Chicho Ibáñez Serrador me dijo la primera vez que salía en el ‘Un, dos, tres’: “mañana no podrá salir a la calle”, y así fue. Pero ese éxito tan repentino me pasó factura física a través de la uretra, increíble pero cierto, los nervios me causaron infecciones que durante mucho tiempo ningún urólogo pudo solucionar hasta que fue el propio Chicho quién me puso en manos del definitivo. Así empezó la fama y yo sabía que era pan para hoy y hambre para mañana. Este país es una madrastra para sus grandes artistas, yo lo intuí y no me equivoqué en absoluto.

Alberto Vázquez: ¿Te marcó de alguna manera particular el éxito?

Ángel Garó: Lo que rescato es mi parte teatral, dónde puede demostrar durante casi 3 horas, en los mejores teatros de España quién era yo. Y eso sí se lo debo a aquel éxito de la televisión. Puedo decir que fui profeta en mi tierra. Nueve meses en cartel con colas interminables, ramos de rosas, regalos. Daba igual al norte o al sur. Todo eso vino del mítico ‘Un, dos, tres’ pero ya estaba el trabajo hecho. Todos mis personajes ya estaban creados y yo era mi único guionista. Yo fui el niño mimado de Chicho, por eso me lo permitía, imagínate lo que para mí significaba. El era Dios y yo un talento que él había descubierto al que daba libertad absoluta. Aunque yo ya llevaba 2 años de cabeza de cartel en la Gran Vía en la catedral del humor, en la sala Cleofás, de dónde salieron entre otros ‘Martes y trece’.

Mi espectáculo se llamaba ‘Un estreno en Broadway’, pero, desde luego, mi mentor fue Chicho Ibáñez Serrador.

Tuvimos una amistad preciosa, intelectual, entre dos creadores infatigables.

Me jacto de ser el único de sus artistas con derechos propios en la SGAE, porque él me lo permitió.

Alberto Vázquez: ¿En qué se transforma Garó cuándo se acaba el ‘Un,dos tres’?

Ángel Garó: Pues me volqué en un proyecto precioso con mi ex pareja en Málaga, un restaurante museo, siempre me ha fascinado la cocina, he tenido muy buena mano y muchos grandes cocineros amigos me han dejado meterla en su cocina. Y como también soy coleccionista de arte, pues en el restaurante había como 300 piezas importantes, desde el siglo XV hasta Picasso. Aquel proyecto se disolvió a la vez que la pareja, pero sigo viviendo en ese mismo lugar en pleno centro de Málaga. Y desde allí disfruto de una relación muy estrecha con mi ciudad y su semana Santa, y todo se lo debo a que mi madre decidió afincarse en Málaga. Pero al recitar a viva voz a las cofradías malagueñas el vínculo se ha hecho tan fuerte que no me imagino en otro lugar. Muchos premios, muchos agasajos, y el inmenso cariño de esta ciudad que no se acaba nunca.

Alberto Vázquez: Ahora mismo tienes un cortometraje, ‘La valija’, que produces, creas y protagonizas, haciendo su tour por los festival.

Ángel Garó: Y dirigido el gran director Miguel Becerra, ha sido una experiencia maravillosa, hemos tenido muchas nominaciones o, lo que es igual, muchos laureles, y una alegría muy especial ha sido que en el festival de Cartagena de Indias me hayan nombrado mejor actor por este corto. En realidad, es un homenaje a Chicho y a sus ‘Historias para no dormir’, esas historias cortas de terror que veíamos cuando éramos niños. Por cierto, Chicho ganó el primer premio la mejor cortometraje en Europa y detrás quedó un jovencísimo Steven Spielberg.

Alberto Vázquez: ¿Que vivas en Málaga significa que saliste corriendo del ruido de Madrid?

Ángel Garó: Yo nací entre cines y teatros, mi abuelo fue siempre gerente de éstos. Él llevaba 14 años en La Línea de la Concepción, había más cines y teatros que en cualquier capital española, así que yo me siento como el niño de ‘Cinema Paradiso’. Y mi manera de hacer viene de ahí, de Jerry Lewis, de Buster Keaton, de Charles Chaplin, de Cary Grant. Yo me pasaba la vida viéndolos. Ahora veo todo desde la distancia, y veo que cualquiera puede ser famoso sin talento, que las redes sociales tienen un predominio explicable, a mí me hicieron famosos en 1992 y sin embargo ya me siento viejo, no veo nada intelectual detrás de lo que se ve, pero mientras los artistas vayan a los sitios gratis, simplemente para que se les vea, nada cambiará.

Al final no son ni famosos ni han conseguido ningún rédito para ellos. Cuesta pensar que en aquella época tuve delante de mí a más de 17 millones de personas. Porque lo elegían y por qué lo deseaban. Eso no se volverá a dar.

Pero ojalá aparezca un chico guapo, bien vestido y con buenas maneras que haga reír a este país, ese fue mi sello y el hueco sigue vacío.

Alberto Vázquez: ¿Qué le dirías a aquel Ángel de la Gran Vía?

Ángel Garó: Siempre cometí muchos errores, pero no le podría decir nada. Justo Alonso, un gran empresario de la época, cuando me vio actuar me dijo: “tú vas a pasar un gran desierto”, y siento que todavía lo estoy pasando, porque todo lo que es distinto en el mundo pasa factura. Yo tuve la suerte de tener un buen padrino, Chicho Ibáñez Serrador, pero después de él ninguno se ha dedicado a potenciar y descubrir los talentos, a no ser que te salgan gratis como desgraciadamente ocurre. A mi Àngel de 27 años no puedo decirle nada, vivió lo que le tocó vivir. Lo que me queda es un pozo de penas y alegrías, que lo digan los que hereden mi trabajo, los que hereden esa creación de haber hecho algo tan distinto de lo que estábamos acostumbrados.

¿Te ha gustado? Compártelo en tus redes sociales
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Actor, cantante y ocasionalmente escritor. He desarrollado una amplísima carrera en la televisión, el cine, y sobre todo en el teatro musical participando en producciones como ‘Mamma Mía’,  ‘Antoine’, ‘Amar en tiempos revueltos’ o ‘Cuéntame cómo pasó’. Actualmente actuando en el musical ‘El Médico’.

¡No te pierdas ni una sola noticia!

Inscríbete a nuestra newsletter y canal de Telegram para estar al día de todas las novedades
Otros artículos relacionados

Joseán Moreno, de ‘El Médico’ a ‘La Historia Interminable’

Silvia de Pé, primera mujer que dirige la Unión de Actores y Actrices

Montserrat Martí Caballé: “Mi madre me inspiraba ya antes de empezar a cantar con ella”

Suscríbete a la newsletter

¿Quieres estar al día de todas las novedades culturales? Con beKultura es posible, ¡suscríbete!

¡No te pierdas ni una sola noticia!

Inscríbete a nuestra newsletter y canal de Telegram para estar al día de todas las novedades