San Antonio de la Florida

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on telegram
roxana-esteve

Una buena alternativa a las aplicaciones de citas

“A San Antonio, como es un santo casamentero

Pidiendo matrimonio le agobian tanto

Que yo no quiero, pedirle al santo

Mas que un amor sincero”

Así comienza, la famosa Mazurca de las sombrillas de la zarzuela Luisa Fernanda, de Federico Moreno Torroba.

La festividad de San Antonio de la Florida (San Antonio de Padua) el 13 de junio es, sin duda, una de las citas más populares del calendario festivo madrileño del distrito de Moncloa-Aravaca. Un día también de grandes tradiciones, como las de los alfileres y las modistillas, el pan del santo, y la verbena con la música y bailes más castizos.

De todas las tradiciones madrileñas, la verbena de San Antonio es la más antigua de Madrid, y la ermita de San Antonio de la Florida es de mis lugares preferidos de la capital y por ello, me casé allí. Puedes visitar la ermita, si no para pedir novio al santo, sí para contemplar y admirar los espectaculares frescos de Goya, nuestro aragonés más castizo; pasar por la sidrería Casa Mingo y tomarte uno de sus famosos pollos acompañado de una sidra fresquita con la que puedes regar una cuñita de exquisito queso de Cabrales. Dar un “garbeo” por la explanada de la ermita o el Parque de la Bombilla que acogen muchos puestecitos de comida y bebida, chocolatada popular o música de orquestas llenos de chulapas, chulapos, goyescos y goyescas. Y, si te atreves, márcate un chotis o un pasodoble a ritmo de organillo.

¿Qué se le puede pedir a San Antonio?

Además de ser el santo casamentero, San Antonio es el santo de las causas perdidas, así que cuando algo desaparece puedes rezarle una de sus oraciones. La más popular, aunque “un pelín” impetuosa dice: “San Antonio bendito, la lengua te ato, si no lo encuentro, no te la desato”.

La ermita:

Esta capilla y panteón del genial pintor formaba parte del antiguo Real Sitio de La Florida adquirido por Carlos IV, como residencia de recreo para su esposa la reina María Luisa de Parma. Solo se conserva esta humilde capilla que sobrevivió a la Guerra Civil y fue construida por Filippo Fontana, que sustituyó a una ermita anterior dedicada al mismo santo tan querido por los madrileños.

Goya pintó el magnífico conjunto pictórico (cúpula, ábside y bóvedas) en 1798, con el objetivo de embellecer el que, durante un tiempo, fue lugar de culto compartido tanto por la corte como por el pueblo.

Los frescos de la cúpula ” La Capilla Sixtina de Goya”:

Esta joya alberga los frescos que representan el momento en el que el franciscano San Antonio de Padua realiza su bilocación y aparece milagrosamente en Lisboa para defender a su padre y a su tío, acusados de asesinato. Elevado sobre una roca, revivió a la víctima para negar la acusación ante la mirada perpleja de un tribunal popular.

Esta versión está adaptada por el pintor al Madrid de la época, con los madrileños (las majas y los chisperos) que ya en esta época acudían en romería, cada 13 de junio, y se asoman apoyados a una falsa barandilla para presenciar el milagro.

Panteón de Francisco de Goya y Lucientes:

Goya murió en el exilio en 1828. La primera tumba en Burdeos fue una sepultura compartida con su inseparable amigo y consuegro Martín Miguel de Goicochea.

Su segundo traslado fue en 1899 al Sacramental de San Isidro de Madrid y en la exhumación del cuerpo del pintor antes de su traslado a España y para sorpresa de los asistentes, el cráneo del pintor había desaparecido y los restos, al estar muy deteriorados y mezclados con los de Goicochea, consideraron darles eterno descanso, juntos.

En 1919, definitivamente se trajeron los  restos mortales del ilustre pintor a la ermita. Desde entonces, Goicochea y Goya no se han separado en ninguno de sus traslados y, en la actualidad, los restos de ambos reposan a los pies de su presbiterio, bajo la lapida de la ermita de San Antonio de la Florida en Madrid.

La cabeza de Goya nunca se encontró y el pintor descansa allí, pero sin cabeza.



¿Por qué la ermita de San Antonio de la Florida tiene a su lado una gemela?

En 1905 la ermita fue declarada Monumento Nacional y, para evitar que los frescos se deterioraran por el humo de las velas y reservar el original como museo del pintor, en 1928 se construyó una réplica justo al lado, que es donde actualmente se siguen oficiando las misas.

Tradición de los alfileres:

Cientos de mujeres se acercan a la capilla cada año para derramar 13 alfileres en la pila bautismal que hay junto a la ermita de San Antonio de la Florida. Luego prueban suerte pasando la mano por encima con la palma hacia abajo y, al levantarla y contar cuántos alfileres se les han quedado pegados a la piel, descubrirán el número de pretendientes que tendrán ese año.

¡Recuerda: si quieres que surtan efecto, todos los alfileres que saques tienes que guardarlos en casa todo el año!

Tradición de los panes:

Se dice que San Antonio obraba milagros con el pan, multiplicándolo para dar de comer a todos los pobres. Y, durante el día de San Antonio de la Florida, otra de las tradiciones más populares es hacerse con un par de panes bendecidos, que se entregan a los fieles en la parte trasera de la ermita. La tradición cuenta lo siguiente: uno de ellos deberá consumirse y el otro, deberá conservarse, hasta el año siguiente. Son 36.000 panes los que se entregan a lo largo de la mañana y hay que ser paciente, pues son cientos de personas las que aguardan la cola creyentes de que el pan garantiza salud, felicidad y tranquilidad económica.

El milagro de Tomasito:

Recuerdo a mi abuelo Antonio, nacido el 13 de junio, día en el que falleció el santo, contarme cuando era niña mientras paseaba de su mano ‘la resurrección del pequeño Tomasito’, uno de los milagros atribuidos al santo: “La madre de Tomasito dejó al pequeño solo en la cocina y el niño se ahogó en el interior de un barreño de agua. La mujer imploró al santo prometiéndole que donaría a los pobres tanto pan como el equivalente al peso del bebé y, a las pocas horas…, el niño milagrosamente recobró la vida.

¡Ven a Madrid y sorpréndete en los alrededores de la ermita!

Datos de interés:

Cuándo: Del 11 al 13 de junio

Dónde: Paseo de la Senda del Rey, 82. Parque de la Bombilla 28008

Precio: Ermita: visitas guiadas gratuitas para grupos (aforo de 25 personas máximo + 1 guía y una duración de 20 minutos aprox).

Web de la ermita

¿Te ha gustado? Compártelo en tus redes sociales
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
roxana-esteve
Cantante lírica, actriz, dramaturga y RRPP de teatro. Debuté a los 14 años en Zarzuela, siendo la tiple cómica más joven de España, realizando mi carrera lírica con las principales compañías del país. Pasé al teatro clásico, perteneciendo durante quince años a la Cía. Titular del Teatro Español a las órdenes de Gustavo Pérez Puig y Mara Recatero. Comencé en el mundo de la dramaturgia con las obras “Aventuras en el jurásico”, “Los alumnos de Merlín” y “Vecinas”, Actualmente acabo de terminar mi primera novela “Dos mujeres sí pueden ser amigas”.

¡No te pierdas ni una sola noticia!

Inscríbete a nuestra newsletter y canal de Telegram para estar al día de todas las novedades
Otros artículos relacionados

El Festival de Verano de El Escorial anuncia su programación

Zapatero inaugura el Foro por la visibilidad LGTBIQ+ en el Congreso

Regresa el Festival Teatro y Musicales de Benalmádena

Suscríbete a la newsletter

¿Quieres estar al día de todas las novedades culturales? Con beKultura es posible, ¡suscríbete!

¡No te pierdas ni una sola noticia!

Inscríbete a nuestra newsletter y canal de Telegram para estar al día de todas las novedades