¿Quién fue… Cecilia?

Tu querida España te sigue recordando

Su nombre de pila (bautismal) fue Evangelina Sobredo Galanes, pero para sus coetáneos, sus admiradores, los amantes de la música española de calidad y las enciclopedias siempre será recordada como Cecilia.

Si te digo ‘Dama, dama’, ‘Amor de medianoche’ o ‘Mi querida España’, tienes menos de 30 años y lo tuyo no es la historia musical ‘vintage’, probablemente no sabrás de quién hablo.

Pero si te digo ‘Un ramito de violetas’ y te molestas en escucharlo, seguramente, reconocerás al instante una de las canciones españolas más versionadas de los últimos tiempos.

Cecilia fue una de las grandes cantautoras y de las mujeres más exitosas de aquel pop de los años 70.

Cecilia murió el 2 de agosto de 1976 en un trágico accidente de coche a los 27 años de edad, cuando estaba en la más alta cima de su éxito y su muerte conmovió y conmocionó a todo el país. Cecilia y sus músicos estaban inmersos en una alocada gira veraniega, volvían de un concierto celebrado esa misma noche en Vigo (Pontevedra) en una sala de lo más “in” del momento que se llamaba Nova Olimpia y cuando su coche atravesaba el casco urbano de Colinas de Trasmonte, muy cerca de Benavente en la provincia de Zamora, donde no había ningún alumbrado, la niebla les impidió ver un carro tirado por bueyes contra el que se empotraron a enorme velocidad (estos segundo nunca se pudo demostrar). No habían podido dormir nada, porque en Madrid les esperaban a las 10:00 de la mañana para grabar sus nuevas canciones y habían salido de Vigo en torno a las 03:00, después de dar su concierto.

Según relataron los supervivientes del accidente, la maravillosa y joven Cecilia estaba dormida cuando ocurrió el accidente y murió de forma instantánea.

Esos supervivientes de primera fila fueron dos de sus músicos.

De los tres músicos que la acompañaban, dos se salvaron con heridas leves, pero el batería, Carlos de la Iglesia, también murió en el acto.

También tuvo la suerte de sobrevivir el matrimonio de labradores que conducía el nefasto carro.

El mundo de la música y los cantautores españoles sufrió una pérdida incalculable. Aún hoy sus canciones se recuerdan y se versionan en infinidad de países de habla hispana.

Pero vayamos por partes, nació en El Pardo el 11 de octubre de 1948. Hija de militar y diplomático español y con siete hermanos. Todo esto ya suena de una manera bastante contundente y más en aquel 1976. Su infancia fue un ir y venir: Reino Unido, Estados Unidos, Portugal, Argelia, Jordania… y todo aderezado con una educación exquisita y cosmopolita.

Para más inri (nunca mejor dicho), la educaron con una monja estadounidense que fue quien la animó a eso de la guitarra y las canciones, pensando en las típicas fiestas de fin de curso. Así que, sin saberlo, aquella monja metió el veneno en la sangre de la futura abogada y ésta, a su regreso a España, abandonó la carrera de derecho para dedicarse por completo a su gran pasión, la música.

Fue en esas actuaciones donde el azar la cruzó con Julio Seijas y Joaquín Díaz, que serían cruciales en su exitosísima carrera profesional.

Pero antes ya había comenzado a componer sus propias canciones. Con 14 y 16 años ganaba concursos a nivel nacional y, gracias a uno de esos premios, grabó su primer single junto a uno de los componentes de un gran grupo de la época ‘Nuestro pequeño mundo’.

Firmó contrato con la multinacional CBS en 1971 y adoptó el nombre de Cecilia, porque Eva (el suyo auténtico) ya estaba registrado y una de sus canciones favoritas era ‘Cecilia’ de Simon y Garfunkel.

Su primer sencillo como solista no tuvo ninguna repercusión.

Fue en su primer álbum llamado ‘Cecilia’, en el 72, cuando uno de sus temas ‘Dama, dama’, una crítica al falso puritanismo, fue todo un éxito. En la portada de aquel álbum se la retrató con un guante de boxeo como alusión a las letras comprometidas que tenía el disco.

Los grandes críticos de la época la definieron como “un gran sentimiento con una pequeña voz”.

En el segundo álbum, ‘Cecilia 2’, había incluso una reflexión sobre el suicidio, pero su canción más optimista, ‘Andar’, fue la que se llevó el gato al agua, aunque su éxito fue muy inferior al primero.

Pero, como dice el refrán, a la tercera va la vencida, su tercer álbum, ‘Un ramito de violetas’ en 1975, fue un éxito descomunal. ‘Mi querida España’ es, aún hoy, todo un símbolo y ‘Un ramito de violetas’ una de las canciones más versionadas y hermosas de nuestra discografía nacional.

Representó a España en un festival similar al de Eurovisión, pero celebrado entre los países hermanos de Latinoamérica llamado Festival de la OTI, lo que la puso de muy mal humor, porque odiaba los festivales. La canción elegida fue del inmenso productor y músico español Juan Carlos Calderón, pero ella le cambió toda la letra para sentirla más suya, y también el título por el que la recordamos: ‘Amor de medianoche’.

Cuando ocurrió el accidente y Cecilia dejó de existir, estaba inmersa en un proyecto sobre textos de Ramón María del Valle Inclán.

Si repasamos sus orígenes y su educación y el momento histórico en el que se desarrolló su carrera, el hecho de que se convirtiera en una cantautora de evidente canción protesta feminista tiene muchísimo más mérito y más color.

En lo sentimental, poco se conoce de ella, se sabe de una historia o relación con el también músico Luis Gómez Escolar, un grande de la producción musical española, con quien colaboró en algunos de sus trabajos.

Dos semanas después de su muerte Cecilia consiguió ser número 1 de los 40 principales, algo que no había logrado en vida. Juan Carlos Calderón y Julio Seijas, que ya habían trabajado exitosamente con ella, recopilaron canciones inéditas en un disco llamado así ‘Canciones inéditas’, que tuvo cierta notoriedad, pero no fue un éxito de venta.

Unos años después, su discográfica quiere rescatarla de los vinilos y los cassettes y reunió 20 grandes canciones para grabarlas en un doble disco y un CD coincidiendo con el 20 aniversario de su muerte, en 1996, en el que se incluían dúos póstumos de la artista con cantantes como Merche, Miguel Bosé, Ana Belén, Manolo Tena, Julio Iglesias o Soledad Jiménez.

En este disco, además, se recuperó ‘Desde que tú te has ido’ con su propia voz, este tema fue grabado también por Julio Iglesias y Mocedades.

Siguen apareciendo canciones inéditas y discos póstumos de tiempo en tiempo, pero sin duda sus grandes éxitos ya están escritos, cantados y son más que conocidos.

La próxima vez que escuches ‘Un ramito de violetas’ cantado por cualquier nuevo artista o algunos de los consagradísimos que ya la han interpretado, piensa en esta mujer que vivió rodeada de lujo, de cultura, religión y medallas militares y que en pleno 1976 le cantó al suicidio, a la patria para todos y de todos, a las falsas puritanas… y que tenía tanto por cantar antes de que el destino le jugara esta irreversible mala pasada.

Cecilia, tu querida España, te sigue recordando.

¿Quién fue… Amparo Muñoz?

¿Te ha gustado? Compártelo en tus redes sociales
Facebook
WhatsApp
Twitter
LinkedIn
Telegram
Actor, cantante y ocasionalmente escritor. He desarrollado una amplísima carrera en la televisión, el cine, y sobre todo en el teatro musical participando en producciones como ‘Mamma Mía’,  ‘Antoine’, ‘Amar en tiempos revueltos’ o ‘Cuéntame cómo pasó’. Actualmente actuando en el musical ‘El Médico’.

¡No te pierdas ni una sola noticia!

Inscríbete a nuestra newsletter y canal de Telegram para estar al día de todas las novedades
Otros artículos relacionados

Mad Cool Festival anuncia sus primeros confirmados

Robbie Williams actuará en España el próximo verano

Lo que nunca habrías imaginado de Angela Lansbury

Suscríbete a la newsletter

¿Quieres estar al día de todas las novedades culturales? Con beKultura es posible, ¡suscríbete!

¡No te pierdas ni una sola noticia!

Inscríbete a nuestra newsletter y canal de Telegram para estar al día de todas las novedades