¡Noche mágica en Orozco Aviónica Tour!

roxana-esteve

Antonio Orozco nació un 23 de noviembre de 1972 en Barcelona y él quiso celebrar (unas horitas antes) con toda la capital, su cincuenta cumpleaños por todo lo alto el pasado 22 de noviembre sobre el escenario del WizinCenter de Madrid con dos invitados de lujo: uno, su precioso hijo Jan; y un invitado sorpresa que apareció al final de la noche.

‘Hoy’, ‘Mírate’, ‘Llegará’, ‘El viaje’ y ‘Temblando’ fueron los primeros temas que el cantante y compositor escogió y con los que nos metió en el bolsillo, para no dejarnos salir de su corazón.

En ‘Giran y van’, Orozco nos pidió colaborar, encendiendo nuestros mecheros. Y, después enlazó con destreza ‘Es tu vida’.

Antes de ‘Si quieres hablamos’ le cantamos el cumpleaños feliz y él nos dirigió unas palabras preciosas: “Voy a intentar encontrar las palabras (no creo que las pueda encontrar) Ojalá seamos capaces de estar al 10 % de la altura que este público de esta noche se merece. Me emociono porque no tengo más remedio. Llevo mucho tiempo soñando con que algo como esto podría pasar, porque soñar es gratis, pero cuando un día pasa… Pues quiero agradeceros a cada uno de vosotros, porque esta noche habrá una muesca súper bonita en mi corazón que quedará para siempre, y cada uno de vosotros estaréis dentro de ese recuerdo”. Y añadió, “Ojala, seamos capaces de disfrutar, de desconectar, de olvidar, sentir, cantar, gritar… Porque no hay un solo verso en este disco que no hable de ti”. Y entonces, tras su mensaje, el estadio se vino arriba, imaginando y pronosticando lo mucho que el artista nos regaló en esas dos horas de caricias y maestría musical.

En ‘Seis segundos’ salió a escena su hijo Jan con unos vaqueros rotos, sudadera blanca y gorra negra hacia atrás ¡Nos quisimos comer al niño!

Llegó ‘Moriré en el intento’ y en ‘Hoy será’ (muy a lo Tequila y sin dejar de saltar) nos partimos las manos. El artista pidió un aplauso a toda la gente de Madrid y además nos dijo que, ¡nos comía la cara!

Después de ‘Qué me queda’ cantó como final ‘Ser o no ser‘. Y, a su regreso, nos regaló varios bises divinos tras su guitarra: ‘Devuélveme la vida’ y ‘Pedacitos de ti’; dos temas que no dejamos de corear junto a él.

¡Pero aquí no acabó todo! Llegó ‘Mi héroe’, uno de los momentos más emotivos, cuando Orozco dio la orden al jefe de luz de apagar las luces del estadio y a todos sus seguidores nos pidió encender nuestras linternas para dedicar cada luz a nuestro héroe.

“Quiero hablarles de algo muy lejano, pero en realidad ha pasado hace nada de tiempo. Me gustaría mucho acordarme de la gente que estaba trabajando en la caja de supermercados, de la gente que estaba reponiendo en los supermercados, la gente que estaba en los transportes públicos, los enfermeros, los médicos…”

Les recuerdo que el cantante escribió su tema ‘Mi héroe’ por la madre de su hijo, Susana Prat, que desgraciadamente vivió una enfermedad terrible que acabó con su vida. Una heroína que jamás quitó la sonrisa, ni contó  la gravedad de su enfermedad, por eso, ella se convirtió en un ejemplo. “Una canción que nació en una noche de mierda…”, comenzó a decir el cantante, pero continúo su dedicatoria con palabras que subieron directamente al cielo: “Porque los héroes, son héroes porque nadie sabe que lo son”. Su hijo Jan acompañó a su padre al piano con enorme sensibilidad y talento ¡Un verdadero placer y emoción para nuestros ojos y oídos!

Orozco comenzó a interpretar en el piano de cola su ‘Entre sobras y sobras me faltas‘, un tema que definió en su día como la piedra angular del álbum: “Si nos falta alguien, si sobra algo en nuestra vida, hay que centrarse en lo importante, que es el presente y los que nos importan. Todo lo demás, es ruido.” Y a mitad de la canción apareció ante el griterío de todo un estadio, su compañero y amigo (hermano), Pablo López, a darle una gran sorpresa.

López nos derritió con su interpretación de ‘El Patio’ con Orozco, donde de nuevo sentimos cómo nos pellizcaron el corazón.

Su hijo Jan trajo la tarta hasta el centro del escenario para que soplará las velas con el número 50 y, tras apagarlas, el artista le comió la cara a su niño ¡No es para menos, pues el crío es un verdadero muñeco y el orgullo de su papá!

“¡Chicos! En mi puta vida voy a olvidar está noche, por eso…, esto va por ti, por ti, por ti….”(Exclamó con sentida emoción, señalando a cada uno de los asistentes) Y comenzó su fantástica interpretación de ‘Una y otra vez’.

‘Lo que tú quieras soy’ fue el broche de oro del programa y, tras su final, Orozco se despidió: “¡Madrid te quiero comer la boca!”

¡Y ahí nos dejó! Satisfechos por un lado, pues el concierto fue un éxito, y con la miel en los labios porque lo último… no lo cumplió; ni nos comió la cara, ni la boca.

¡Enhorabuena admirado Antonio Orozco, y que cumplas muchos más sobre los escenarios!

¿Te ha gustado? Compártelo en tus redes sociales
Facebook
WhatsApp
Twitter
LinkedIn
Telegram
roxana-esteve
Cantante lírica, actriz, dramaturga y RRPP de teatro. Debuté a los 14 años en Zarzuela, siendo la tiple cómica más joven de España, realizando mi carrera lírica con las principales compañías del país. Pasé al teatro clásico, perteneciendo durante quince años a la Cía. Titular del Teatro Español a las órdenes de Gustavo Pérez Puig y Mara Recatero. Comencé en el mundo de la dramaturgia con las obras “Aventuras en el jurásico”, “Los alumnos de Merlín” y “Vecinas”, Actualmente acabo de terminar mi primera novela “Dos mujeres sí pueden ser amigas”.

¡No te pierdas ni una sola noticia!

Inscríbete a nuestra newsletter y canal de Telegram para estar al día de todas las novedades
Otros artículos relacionados

Mad Cool Festival anuncia sus primeros confirmados

Robbie Williams actuará en España el próximo verano

Lo que nunca habrías imaginado de Angela Lansbury

Suscríbete a la newsletter

¿Quieres estar al día de todas las novedades culturales? Con beKultura es posible, ¡suscríbete!

¡No te pierdas ni una sola noticia!

Inscríbete a nuestra newsletter y canal de Telegram para estar al día de todas las novedades