actualidad
Foto de Javier Mantrana

Luisa Gavasa: “Volver al teatro ha sido una de las emociones más grandes de mi vida“

Alberto Vázquez -
12/agosto/2021

Foto de Javier Mantrana

Desde que ganó el Goya por su papel en ‘La novia’ de Paula Ortiz demostró que no hay edad para triunfar, de hecho, su carrera no ha hecho más que crecer y laurearse. Ahora ha vuelto a los escenarios con ‘La casa de Bernarda Alba’, bajo la dirección de José Carlos Plaza.

Es una mujer madura que puede mirar ya con mucha distancia hacia atrás el recorrido vital que ha hecho. Es una mujer muy afortunada, el universo le ha dado muchísimas cosas y según ella misma dice ha podido hacer siempre lo que ha querido, que es un privilegio que no todo el mundo tiene. Estudió lo que quiso estudiar, eligió la profesión que quiso ejercer, la eligió porque la amaba, la ha desarrollado con éxito y reconocimiento, sigue trabajando, se considera una mujer feliz, enamorada. Tiene nietos, peina canas, y se muestra muy serena ante la vida y lo que esta le depare.

Alberto: Antes del Goya hubo mucha vida ¿cómo fue esa vida?

Luisa: Pues creo que como para casi todas las personas que nos dedicamos a esta profesión, maravillosa y cruel. Con muchos altibajos, temporadas en las que trabajaba mucho, otras en las que trabajaba menos. Era una actriz relativamente conocida por mis trabajos en televisión, pero no una actriz a la que el cine le hubiera abierto sus puertas, una espina que yo tenía clavada en el corazón. Hasta que ‘La novia’ me la sacó ampliamente y colmó con creces.

Alberto: ¿Cómo llegó ‘La novia’ a tus manos, te imaginabas que iba a tener tanta repercusión y que iba a ser tan importante para ti?

Luisa: ‘La novia’ llegó a mis manos por la trayectoria de amistad que había entre Paula Ortiz y yo, cuando ella era una niña muy jovencita y hacía cortos y que no conocía prácticamente nadie. Yo me ofrecí a estar siempre a su lado, porque la primera vez que vi un corto de ella me fascinó, me enamoré de ese corto e insistí mucho para que este corto fuera premiado y de ahí surgió esa relación en la que le dije “Paula, estaré siempre a tu lado, para lo que necesites”. Después vino ‘De tu ventana a la mía’ y después ‘La novia’. No esperaba ni mucho menos lo que ocurrió a partir de ‘La novia’. Se hizo con mucho sufrimiento, con mucho esfuerzo, con muy poco dinero, hubo que parar el rodaje un mes, ¡Imagínate lo que es eso para este oficio! Suele ser muy difícil retomarlo, pero bueno, se retomó y se acabó.

Cuando fue a San Sebastián no fue a la sección oficial sino a la ‘Zabaltegui’ y se organizó mucho revuelo en Donosti, porque la gente de la profesión y críticos se mostraron muy indignados de que la película no hubiera estado en la sección oficial y ahí empezó una bola de nieve, de que yo había hecho un trabajo fuera de serie; empecé a leer cosas sobre mí que me sonrojaban y bueno ya todo el mundo empezó a dar por hecho que me iban a dar el Goya y yo estaba aterrorizada, porque decía “¡como no me lo den no puedo volver a Zaragoza!”

Fue una emoción tremenda poder recibirlo y vivir ese momento, esa película se la deberé siempre a Paula y evidentemente me cambió la vida, pero la verdad es que ninguno lo esperábamos. Una película pequeña, arriesgada, pero ahí está, considerada una de las 40 películas mejores del cine español.

Alberto: Y después de ‘La novia’, las mieles, mucho trabajo y muy bueno. ¿Luisa ha cambiado?

Luisa: Efectivamente, después de la novia vienen las mieles, festivales, premios de todo tipo… Pero yo seré siempre Luisa, porque si hay algo que detesto es que alguien crea que puede mirar a otro por encima y que piense que es más que alguien por tener un Goya, que eso signifique que tú vales más que otra persona que no lo tiene. Yo siempre seré y tú me conoces, lo más sencilla posible. Cuando me invitan a una masterclass, siempre digo que esta es una carrera de fondo y de humildad, porque nunca sabes dónde estás y porque somos parte de un equipo. El cine no se hace solo, ni la televisión y el teatro; es un grupo grande y en un equipo, vale todo el mundo lo mismo. Yo, como decía Miguel Hernández, “me muero de casta y de sencilla”, siempre lo he sido, me encanta hablar con la gente, que me paren, que me digan de si mi trabajo les gusta… Hay gente a la que les molesta pero a mí no, me gusta que me pidan la foto, el autógrafo, que me digan cosas bonitas.

Lo he contado muchas veces, pero antes de la pandemia, en la que yo perdí a una persona muy querida por otras causas, una señora me paró por la calle, me llenó de elogios y me regaló una virgen del Pilar pequeñita que aún tengo en mi dormitorio, yo, que no soy religiosa. Me pidió que la conservara para tener esa columna en la que apoyarme, me emocioné mucho, nos abrazamos y después vino todo lo que vino y la marcha de tu tocayo Alberto (se refiere a nuestro querido y llorado Alberto Bongiorno) al que tanto quisimos, así que, con 70 años ya es una tontería cambiar ¿no te parece?

Alberto: ¡Ni se te ocurra! No te vamos a dejar. Bueno, hablemos de teatro, ¿cómo llevas tu relación con ese monstruo que nos atrapa, nos atrae y que es un dios para nosotros, el escenario?

Luisa: Siempre digo que soy una actriz de teatro, vengo de los teatros universitarios de los años 70 con Santiago Ramos, Gloria Muñoz y mucha gente más, una gran cantera. En un teatro en Londres es cuando me di cuenta de que tenía que ser actriz profesional, ya estaba acabando filología y la terminé, pero tenía la certeza de que quería pertenecer al mundo del escenario y ahora, después de 19 años sin hacer teatro volver ha sido una de las emociones más grandes de mi vida. Pisar de nuevo un escenario, escuchar el telón, el olor de los camerinos, el regidor, los nervios, el corazón acelerado y de pronto salir, escuchar la respiración del público y saber que tienes el don de la palabra, la fuerza del poder de la palabra y en este caso el poder es la palabra de Lorca, así que estoy en pleno enamoramiento con el teatro y con José Carlos plaza que es quién me ha vuelto al redil. Recuerdo cuando en Alicante estrenamos y pensé “Luisa, ya estás en casa”. Ha sido una vuelta muy gratificante a ese lugar sagrado que tanto amamos los actores.

Alberto: Y ¡qué vuelta! Meterse en ese universo de Lorca y de la Bernarda Alba… Cuesta pensar en una vuelta mejor.

Luisa: Para mí el personaje de María Josefa es uno de los grandes regalos en el teatro y por supuesto, trabajar con Plaza, porque es uno de los directores a los que más respeto y admiro y hemos hecho un viaje precioso; lo he disfrutado mucho y ahí estoy, con esa loca maravillosa deseando retomar la gira; mientras tanto, estoy grabando una serie en Bilbao para Netflix con Rellan y Resines, proyectos de cine, muy feliz y enamorada de la vida. Alberto Bongiorno me decía: “tienes que volver al teatro, por la puerta grande” y yo le decía “qué voy a hacer si no me llaman” y hasta un mes antes de morirse me lo seguía diciendo. Creo que esta Bernarda es un regalo de Alberto desde el cielo. Tengo una foto de Alberto que me traje de su casa donde estamos los tres, Alberto, el Goya y yo y me puse a llorar y le dije: “Alberto, ya lo has conseguido”.

Alberto: ¿Crees que España es un país culto?

Luisa: Desgraciadamente no, no creo que seamos un país culto. Un país lo forma la ciudadanía y en este país siento que estamos viviendo una involución importante. En Inglaterra los actores son dioses, aquí en muchos lugares seguimos siendo una panda de putas, maricones vagos y vagas. El público se queda sentado ante los realitys o programas inútiles y se lee muy poco. Tenemos mucho por aprender, por avanzar; Internet nos ha quitado aún más la lectura, si esto no cambia la próxima generación será bastante “burrica”. Hay muchos jóvenes que no han ido todavía nunca al teatro ni al cine. Otra cosa es que España no tenga cantidad de valores a nivel deportivo, teatral , pictórico y sobre todo, individual. Tenemos grandes individuos exitosos, pero como equipo e industria fallamos.

“Educa a los niños y no será necesario castigar a los hombres” Pitágoras. Hace más de 2000 años.

Noticias relacionadas

West Side Story, 60 años del musical eterno

‘Sira’ de María Dueñas, entre los libros más vendidos del año

Kultura

Carmen Mola se lleva el premio Planeta 2021 con “La bestia”

Música

Dvicio hace frente a la contaminación con su nueva canción

Música

Portada Mares de Miel

Alejandro Sanz `Mares de miel´

Teatro Musical

Iván Macías, Guido Balzaretti y Dario y Regattieri en la rueda de prensa de El Médico

‘El médico’ arranca en Sevilla con Guido Balzaretti como Rob J. Cole

Cine

Madres Paralelas, el nuevo estreno de Almodóvar con Penélope Cruz como protagonista

Teatro

“La eterna, maravillosa y siempre activa y vital actriz María José Goyanes, está viviendo una etapa dorada”

¡No te pierdas ni una sola noticia!

Inscríbete a nuestra newsletter y canal de Telegram para estar al día de todas las novedades